•  |
  •  |
  • END

Familiares de Iván Otoniel Jhonson Jhonson, apodado “El Negro Jhonson”, acusan a las autoridades del Distrito VI de Policía por el deceso del reo, porque dicen que si lo hubieran llevado al hospital a tiempo, no se habría muerto.

“El nueve de febrero la Policía hizo una redada y nos llevaron detenidos. A mí me soltaron, pero a él lo dejaron solito en la celda, pese a que ya estaba enfermo. Nosotros lo llegábamos a curar, pero después nos negaron el acceso y se puso peor”, aseguró Jorge Antonio Lacayo, amigo de Jhonson.

Lacayo reconoció que “El Negro Jhonson” hace dos años estuvo detenido en el Sistema Penitenciario Nacional, donde por rencillas, unos reos le propinaron una puñalada en el cuello y dos en los glúteos, las cuales nunca se le curaron correctamente.

“Él salió (de ahí) en silla de ruedas, con gasas en las nalgas, no podía mover ni las manos ni los pies, después de eso solo estuvo un mes en la casa, cuando lo volvieron a llevar al distrito (detenido)” agregó Lacayo.

Jhonson estuvo dos meses en las celdas preventivas del Distrito Seis de Policía a la espera de sentencia, pero como los familiares no podían entrar a curarlo, las heridas que tenía en los glúteos se le infectaron a tal punto que su condición general de salud empeoró. Para evitar su deceso los mismos internos empezaron a curarlo.

Indolencia y negligencia

“En reiteradas ocasiones pedimos permiso para que lo trasladaran al hospital, pero nunca quisieron. Hasta que vieron que ya estaba a punto de morirse, lo mandaron al (Hospital) Alemán Nicaragüense, donde lo operaron, pero a eso de las tres de la tarde del lunes murió”, finalizó Lacayo.

Los familiares responsabilizaron al comisionado jefe del Distrito Policial por el deceso, porque alegan que se hubiese podido evitar.

También piden a las autoridades que resuelvan la ituación de la mamá del fallecido, quien está sentenciada a cinco años de prisión por tráfico de drogas, pero aún sigue presa en las celdas preventivas de la Estación Seis, porque por su edad no la quisieron recibir en el Sistema Penitenciario “La Esperanza”.

EL NUEVO DIARIO trató de conocer la versión policial sobre el caso, pero los agentes dijeron que desconocían el hecho y que no tenían denuncia al respecto.