•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

Fabio Ceferino González, de 30 años, uno de los trabajadores de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, que este viernes resultó intoxicado al introducirse dentro de un manjol, se encuentra fuera de peligro de acuerdo con información hospitalaria.

El paciente ingresó el viernes en estado inconsciente a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales Argüello”, Heodra, pero su estado de salud ha mejorado satisfactoriamente en las últimas 48 horas.

Los médicos del centro asistencial esperan que los pulmones del paciente se desintoxiquen por completo para darle de alta.

González y Rodrigo José Sánchez Paiz, de 23 años, realizaban labores de saneamiento en el interior de un manjol de 15 metros de profundidad, en el sector del reparto Austria, al noroeste del municipio de León, cuando aparentemente inhalaron monóxido de carbono, lo que causó la muerte de Sánchez Paiz.

“Los trabajadores contaban con equipos de protección para realizar las labores de saneamiento (un mecate, una mascarilla y un arnés), no queremos culpar a nadie, pero la realidad es que ellos no usaron las herramientas necesarias, hubo demasiada confianza al momento de realizar el trabajo, y ese error les cobró la vida”, dijo Luis Escorcia, jefe de Operaciones de Enacal en León.

Ante una posible demanda judicial por parte de las familias afectadas, el funcionario externó que tienen todo el derecho de hacer lo que a ellas mejor les convenga, mientras tanto, la empresa tomará sus propias medidas, que incluyen la capacitación y la dotación de equipos a los trabajadores.

Álvaro Ramírez, Secretario del Sindicato de Trabajadores de Enacal, Sitraenacal, admitió que, efectivamente, hay una falla en la entrega de equipos de protección, e hizo un llamado a las autoridades de Enacal y del Ministerio del Trabajo para que juntos velen por las necesidades de los trabajadores.