•   ALAJUELA  |
  •  |
  •  |
  • END

Rito Chavarría Gaitán murió a las 10:40 p.m. del viernes, luego de que un sujeto ingresó a su establecimiento, ubicado en el centro de Alajuela, según reportó el diario Al Día, de Costa Rica.

Los hechos ocurrieron 200 metros al sur del Banco Popular, frente al bar Morales en el mini súper Víquez.

Chavarría tenía alrededor de un año de haber puesto una panadería en el lugar, y poco a poco comenzó a introducir abarrotes hasta tener el comercio.

El fallecido era vecino de San Pablo de Heredia. Al parecer, opuso resistencia y no quería entregar las llaves de la caja registradora, por lo cual el sospechoso, de unos 25 años, no dudó en dispararle y salir corriendo con sentido oeste, donde lo esperaba un Suzuki Sidekick verde.

Un cliente que se encontraba en el lugar al momento del asalto, manifestó que el sospechoso entró y lo apuntó en el pecho e intentó dispararle, sólo que el arma no se accionó e inmediatamente se volvió donde Chavarría.

Disparo en el rostro
Como éste no le entregaba la llave, le disparó en la cabeza a la altura de la mejilla izquierda y se dio a la fuga. La Cruz Roja llegó minutos después, pero ya no había nada que hacer por el hombre, había muerto instantáneamente.

Chavarría tuvo la panadería en el mismo barrio hace unos tres años. Sin embargo, se había ido a instalarla frente a la Mutual, en La Agonía, pero regresó hace un año al punto inicial, y estaba contento porque le iba muy bien.

Al nicaragüense, de 40 años, no le robaron ni siquiera el celular que tenía en la bolsa del pantalón. El único testigo --muy afectado-- salió del lugar gritando y pidiendo ayuda.

Testigos que no quisieron identificarse por temor a represalias manifestaron que el asaltante llegó al lugar a pie, como cualquier otro cliente, e ingresó a la panadería. Familiares del hombre llegaron ayer en la mañana al local, donde un oficial de la Fuerza Pública custodió toda la noche.

Segundo nicaragüense asesinado
En la Ciudadela León, en Tibás, el jueves a las 10:30 de la noche, fue asesinado por más de 10 balazos, el nicaragüense Joel Campos.

Los testigos del crimen dijeron a la Policía que la víctima llegó a comprar a la soda y taquería RyR, cerca de donde había dos hombres discutiendo en la calle, y uno de ellos presuntamente tenía problemas con Campos, a quien lo había amenazado de muerte, por lo que al verlo, le disparó.

Versiones extraoficiales publicadas por el diario Extra, revelan que aparentemente el móvil del crimen fue una venganza, porque Campos se había visto involucrado en un asesinato ocurrido en la zona, además tenía antecedentes delictivos en Nicaragua.

No obstante, otros vecinos de Tibás le dijeron a la Policía que el homicidio se produjo por el tema de las drogas, aunque esa versión también se investiga. Además, el Organismo de Investigación Judicial, OIJ, estudia la versión que al hombre lo habrían matado luego de dispararle desde un carro en movimiento.