•   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Aldo Mora Narváez, conductor de la camioneta en la que viajaban los doce jóvenes que perecieron la madrugada del tres de abril, producto de un accidente vial, fue remitido ayer a un juicio oral y público, el que quedó programado para el 24 de junio a las once de la mañana.

En la audiencia inicial realizada este viernes, el juez de Audiencias de Rivas, Diógenes Dávila, le mantuvo al acusado la medida cautelar de presentación periódica cada quince días en el Juzgado de Juicio.

La fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, explicó que la decisión judicial se basó en que nueve de las diez familias afectadas por la muerte de los doce jóvenes, llegaron a mediación con Mora Narváez, de 21 años, quien pidió perdón y disculpas a todos los afectados por el dolor causado.

Cabe señalar que en este caso el Ministerio Público tuvo que modificar la acusación, porque inicialmente Mora Narváez fue acusado por homicidio imprudente en perjurio de doce jóvenes y por lesiones imprudentes en contra de Jean Carlos Páez, pero como nueve de las diez familias de los fallecidos aceptaron las disculpas, al igual que Páez, ahora la acusación es sólo por el homicidio imprudente de Néstor Bonilla Rodríguez (q.e.p.d.).

La familia de Bonilla Rodríguez es la única que no ha admitido las disculpas de Mora Narváez. De llegar a un arreglo, sería el fin de la historia del trágico accidente ocurrido en el kilómetro 118.6 de la Carretera Panamericana Sur, donde el acusado invadió el carril contrario a exceso de velocidad y se estrelló contra un taxi y un bus.