Lizbeth García
  •  |
  •  |
  • END

Pese a que Juan Gabriel Pérez Palma tuvo una brillante defensa por parte de Harold Javier Leal, la juez Sexto Penal de Audiencias, Gertrudis Arias, admitió la acusación y las pruebas que la Fiscalía presentó en contra del sospechoso por la presunta coautoría de asesinato, le decretó la prisión preventiva y lo remitió a juicio.

Según la acusación que la fiscal Lucía Sandoval presentó ayer, el 18 de junio de 2006, Pérez Palma y un menor de edad, supuestamente evitaron, armados de piedras y cuchillos, que los vecinos del barrio “Enrique Gutiérrez”, ubicado en el Distrito Cinco de Managua, ayudaran a Dionisio Colomer López, quien acaba de recibir doce puñaladas por parte de dos de los ocho pandilleros que le atacaron cuando junto a dos amigos iba a buscar licor en “La Cantinita”.

La víctima recibió las primeras dos puñaladas en el abdomen por parte de un desconocido, y las otras diez en la espalda por parte de José Noel Contreras Castillo, supuestamente, quien al igual que Pérez está a la espera de juicio por el crimen.

Colomer falleció por hemorragia masiva, por destrucción de los dos pulmones, el hígado y el riñón derecho.

Leal dijo que la acusación contra Pérez no debió ser admitida ni elevada a juicio oral y público, porque de la misma se desprende que su defendido no tuvo participación en el crimen, pero además mencionó que uno de los testigos, el policía Dorian Favilena Jarquín, recogió información en el barrio que indica que quienes participaron en el asesinato fueron un desconocido y otro sólo identificado como David.

El abogado, además, señaló que la mejor prueba de la inocencia de su defendido, es que éste fue apresado y sometido a reconocimiento en rueda de presos casi inmediatamente después del crimen, y no huyó cuando lo liberaron.

Finalmente, el abogado defensor señaló que los hechos acusados no se correspondían con la acusación, porque mientras ésta relataba que la víctima recibió 12 puñaladas, un peritaje hecho sobre la camisa que vestía Colomer el día de su muerte, da cuenta de que recibió 14 estocadas y no doce.