•  |
  •  |
  • END

Gracias a que la Constitución establece que nadie puede estar más de 30 años en prisión, Javier Antonio Lezama Arróliga, alias “Lucho”, quedaría debiendo 22 de años de cárcel de los 52 que pidieron para él por el crimen que perpetró contra Migdalia Padilla.

“Lucho” fue encontrado culpable de robo agravado, violación agravada y asesinato en perjuicio de una empleada doméstica que fue mancillada y estrangulada en un predio montoso la noche del 25 de diciembre de 2009, cerca del Mercado de Mayoreo.

La megacondena que la Fiscalía pidió para Javier Antonio Lezama se desglosa así: 30 años por el asesinato atroz, 15 por la violación agravada y siete por el robo agravado.

En la audiencia de debate de pena, el abogado de “Lucho” solicitó las penas mínimas que existen para cada uno de los delitos que cometió su representado, sin embargo, éste no se salvaría de unos 35 años en la cárcel.

Dos prófugos

El juez Cuarto Penal de Juicio de Managua, Jaime Alfonso Solís, al emitir el fallo de culpabilidad, se apoyó en las pruebas que expuso la Fiscalía en el juicio, entre las que sobresalen los testimonios de varias personas que señalaron a Lezama como uno de los tres sujetos que fueron vistos tomando licor la noche del crimen cerca del sitio donde fue encontrada la víctima.

Otra prueba en la que se apoyó el judicial son los aruños y señales de mordiscos encontrados en una mano de Lezama, lo que evidencia que la víctima forcejó con él.

También son señalados de haber participado en el crimen los sujetos conocidos como “Jimmy” y “Lenín”, quienes todavía no han sido capturados por la Policía.