Róger Olivas
  •   SOMOTILLO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

De siete cuchilladas en la cara, cuello y otras partes del cuerpo fue asesinado, atrozmente, el campesino Florentino González Maradiaga, de 42 años, originarios de la comarca Esterios, Rodeo Grande, jurisdicción de este municipio fronterizo.

Una fuente policial informó que el labriego salió a las cinco de la mañana del jueves, de su vivienda hacia su centro de trabajo, en la comarca Las Marías, cuando fue interceptado por dos o tres sujetos que lo acuchillaron, y en el suelo lo remataron de tres balazos.

Nilson Villalobos Betanco caminaba por el lugar y encontró a las 6:40 de la mañana, a su cuñado Florentino, sin vida, en un charco de sangre, por lo que avisó a Bertilia Betanco Villalobos, quien a su vez comunicó lo ocurrido a la Policía de Somotillo.

Salvajismo

Miembros del equipo técnico de Auxilio Judicial de Chinandega y de la Policía local se presentaron a la escena del crimen y encontraron tres plomos en el cuerpo del occiso, los cuales serán remitidos al Laboratorio Regional de Criminalística para determinar el calibre.

Una fuente informó que hace ocho años González Maradiaga mató a un familiar de su esposa, Bertilia Betanco Villalobos, por lo que se presume que se trata de un acto de venganza cobrado con salvajismo al amparo de la antigua Ley del Talión que decía: “ojo por ojo y diente por diente”.

Los investigadores presumen que en el hecho sangriento participaron dos o tres sujetos, quienes aparentemente huyeron con dirección a la frontera con Honduras y son buscados para capturarlos.

El asesinato ha conmovido a los habitantes de la apacible comarca Esterios, que solicitan presencia policial para que no se repita este tipo de hechos.