Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA
Con varios machetazos en diferentes partes del cuerpo fue encontrado el cadáver de Danilo Abraham Polanco, de 18 años, en los cafetales de la finca Santa Julia, en el municipio de La Dalia.

Según la denuncia que interpuso la joven Jamilet de Jesús Zeas Cruz ante las autoridades policiales, ella y otras personas encontraron el cuerpo de Danilo, a unos doscientos metros del río Santa Marta, distante cien metros de una trocha, en el cafetal La Mandarina, de la hacienda antes mencionada.

Una patrulla se movilizó hasta el lugar del hallazgo, donde los testigos describieron que el joven había sido “masacrado” a machetazos, ya que presentaba ocho heridas en diferentes partes del cuerpo.

El cadáver tenía un machetazo en el cuello, dos en el tórax, dos en el cráneo, dos en el rostro, y otro en la espalda, los que le quitaron la vida de forma instantánea, según el forense. No se encontró huella de los asesinos en el lugar.

Las primeras investigaciones realizadas por la Policía señalan que el joven era originario del municipio de La Dalia y habitaba en el barrio San Francisco, del Centro de Salud una cuadra al oeste y media al sur. Danilo había salido a realizar unas diligencias personales, pero ya no regresó a su casa, y sus familiares supieron de él hasta que lo encontraron muerto.

La Policía aún se encuentra en el lugar del hallazgo, realizando las investigaciones correspondientes para tratar de dar con los asesinos del campesino, cuyo cadáver fue entregado a sus familiares para que le dieran cristiana sepultura.

Por culpa de sus padres
De igual forma, la Policía departamental, por medio de la vocería, dio a conocer que perdió la vida el adolescente Wilmer Danilo Muñoz Hernández, de 14 años, quien se colgó del puente del barrio Santa Teresita, de esta ciudad.

La primera persona que dio a aviso a la Policía sobre el suicidio del joven fue la ciudadana Martha Gutiérrez, quien aseguró que el cuerpo de un menor estaba colgado del puente, por lo que una patrulla se dirigió al lugar para investigar quién era el fallecido.

Se trataba del menor Wilmer Danilo Muñoz Hernández, a quien le encontraron una carta en la que manifestaba que había tomado la fatal decisión de quitarse la vida, al sentirse despreciado y humillado hasta por sus mismos progenitores.

En la carta, el adolescente admitía que se quitaba la vida porque sus padres y los vecinos lo humillaban tildándolo de homosexual, por lo que decepcionado optó por marcharse de este mundo.