•  |
  •  |
  • END

La muerte llegó a su familia y se llevó la vida de su hijo, sin embargo, doña Bernarda Leiva, de 36 años, encontró resignación en la fe que tiene hacia Dios, a tal punto que dijo que no acusará al conductor del cabezal que atropelló a su vástago, y prefirió llegar a una mediación con éste en la Policía de Tipitapa.

Juan Carlos Leiva Molinares, de 14 años, perdió la vida casi de manera instantánea luego de ser atropellado por Jorge Luis Boby Campos, conductor del cabezal marca Freightliner, placas M 029168, de la empresa Nica Fish, a las 5:50 minutos de la mañana de ayer, en el kilómetro 38 de la Carretera Panamericana.

Helen Leiva Cantillano, de 20 años, hermana del fallecido, relató que a esa hora, ella y su esposo, Alex Rubén Rodríguez, salieron de su casa de habitación, ubicada en el barrio Ciudad de Dios, en el mismo sector donde ocurrió el accidente de tránsito. Ellos se dirigían al municipio de San Benito hacia su trabajo, en una zona franca. La víctima aprovechó para ir al mismo lugar, pero para acompañar a su amiga de nombre Belkis, quien iba a reparar un equipo de sonido a un taller de electrodomésticos.

Faltó precaución
Rodríguez contó que el fallecido ya había abordado el bus que lo trasladaría a San Benito, pero al intentar pagar el valor del pasaje con un billete de 500 córdobas. En ese momento el conductor de la unidad de transporte le dijo que no tenía vuelto, por lo tanto fue en busca de un billete de menor denominación.

“Él se bajó del bus y se dispuso a cruzar la calle porque su hermana, que le iba a dar un billete para que pagara el pasaje, estaba al otro lado de la vía. Le hicimos de seña que el furgón venía, pero fue tarde y ocurrió el accidente”, aseveró Rodríguez.

“El conductor por no tener precaución, sabiendo que hay niños allí, decidió aventajar al bus que estaba en su vía. Así sucedió ese accidente. Si él --el chofer-- hubiera tenido precaución no se hubiese dado el accidente”, consideró Helen Leiva.

El corazón le palpitaba
Eladio Gómez Montenegro, pastor de la iglesia Sinaí, donde se congrega la familia del fallecido, se presentó al lugar del hecho y cargó en sus brazos al adolescente. “Yo estaba acostado, pero en eso me levantó mi esposa y me dijo: ‘mataron a Juan Carlos’, lo fui a ver y todavía le palpitaba el corazón en ese momento. Los testigos corroboran que él ya estaba montado en el bus, pero que lo llamaron de afuera y él se pasó por el lado de la trompa del bus, pero en eso el camión pasó y lo atropelló”, recordó.

La Policía de Tránsito de Tipitapa se presentó al lugar del accidente a realizar las investigaciones del caso y detuvo al conductor del cabezal. Amigos de trabajo de éste aseguran que no toma licor y es una persona de buenas costumbres. La madre de la víctima dijo que estaba dispuesta a llegar a un arreglo con la persona que le quitó la vida a su hijo.

“Yo no pido que lo echen preso --al conductor-- porque con meterlo preso, a mi hijo nunca lo voy a revivir. Ni que ustedes me digan que me van a dar un millón de pesos lo voy a revivir. Lo que quiero es que me apoyen con el entierro de mi hijo”, expresó adolorida la madre.