•  |
  •  |
  • END

Cartero se casó con su gata
Un cartero, en Alemania, se casó con su gata luego de que el veterinario le dijera que el felino no iba a vivir mucho más. Uwe Mitzscherlich, de 39 años residente en Dresden, se casó con Cecilia, su gata, que vistió ceremonial atuendo de blancos velos. El hombre explicó que quería llevar adelante la ceremonia antes de que su querida mascota -que padece obesidad y asma- muriera.

“Cecilia es una criatura fiel. Nos acostamos a la misma hora y siempre ha dormido en mi cama. Nuestros corazones laten al unísono. ¡Es única!”, relató emocionado.

Dado que el matrimonio claramente no está previsto en la ley, Uwe pagó 400 dólares a una actriz televisiva, Christin-Maria Lohri, para que oficiara la ceremonia, mientras que el hermano gemelo del “novio” fue testigo.

Entraron a robar a la cárcel
Por segunda vez en los últimos meses una cárcel fue asaltada y ahora los ladrones se llevaron los televisores de los presos.

Esto ocurrió en la cárcel de mínima seguridad de Hoorn, en Holanda, donde los presos pueden salir los fines de semana. Este centro de detención es un “ambiente modestamente protegido” en el que los prisioneros hacen la transición de regreso a la sociedad.

Sin embargo, un grupo de ladrones aprovechó la ausencia de los detenidos para ingresar a las celdas y retirar los aparatos de televisión. Según un portavoz del Ministerio de Justicia no se sabe de qué manera ingresaron los malvivientes, ni cómo se llevaron su botín.

Las mujeres lindas hacen mal a la salud
Obvio: la ciencia comprobó que las mujeres hermosas pueden ser malas para la salud. Antes estaba clarísimo que eran perjudiciales para la billetera masculina, pero ahora gracias a este estudio se supo que además, simplemente con dejar a un hombre a solas con una mujer muy atractiva se genera una respuesta hormonal.

Esto porque cinco minutos a solas con una mujer hermosa, sube los niveles de cortisol -la hormona del stress corporal- según un estudio de la Universidad de Valencia. Los efectos empeoran en los hombres que consideran a la fémina en cuestión “totalmente fuera de su liga” o, dicho de otra manera, inaccesible.

Si bien el cortisol puede tener efectos positivos en pequeñas dosis, los niveles elevados de esta hormona pueden producir males cardíacos, diabetes, hipertensión e impotencia. Paradójicamente.

Hombre devoró 1 mil 500 lámparas
Un chino se comió durante los últimos 40 años más de 1 mil 500 focos. Éste es Wang Xianjun, de 54 años, oriundo de la provincia china de Sichuan, quien lleva años comiendo bombitas eléctricas. Según sus propias palabras: Cuando tenía 12 años “accidentalmente me tragué una espina de pescado bien gruesa y no me pasó nada. Así que de pura curiosidad empecé a comerme secretamente algunos pedazos de vidrio. Y tampoco pasó nada. No es que me coma una bombita eléctrica por día, pero de vez en cuando sí. Sólo las como en el desayuno y nunca más de una por día”.

Cuando Wang se come un foco, primero lo rompe y se traga pedazo por pedazo bajándolos con agua. Su familia explicó que lo han llevado varias veces al hospital para consultar por su infrecuente dieta pero al parecer nadie ha encontrado que tenga efectos negativos para su salud.

Viuda vive con marido de cartón
Una viuda construyó una réplica de su difunto esposo para que sus hijos no lo olviden.

La imagen del cartón es Paul Challis, padre de dos niños, quien murió de cáncer a los 38 años, apenas unas semanas más tarde de haberse conocido el diagnóstico. Su esposa María, de 36, determinó que para que sus hijos -Jack de 7 y Molly de 9- no lo olviden, podían tener en su casa una réplica del hombre hecha de cartón.

El padre de dos dimensiones estuvo presente en el mismísimo funeral y hasta participó de la boda de unos amigos de la pareja. La foto es de uno de los momentos más felices de Paul y lo muestra mientras festejaba con champán en un viaje a Brujas.

El cartel de cartón fue hecho para el funeral pero, según explica su esposa, no pudo deshacerse de él. “Paul siempre fue el alma de las fiestas y me pareció apropiado que en su despedida final también lo fuera. Creo que le habría encantado”.

“Los niños hasta lo vistieron de Santa Claus en Navidad. La gente nos mira con cara rara, pero quién puede decirnos cómo lidiar con nuestro luto”, sostuvo María.