•  |
  •  |
  • END

Un niño de 12 años es el supuesto causante de un voraz incendio que dejó en escombros tres casas en la comarca Nejapa. Las viviendas se ubicaban a la orilla de la Carretera Panamericana Sur, a la altura del kilómetro ocho.

Blanca Ortega Alvarado, dueña de una de las casas quemadas, relató que el fuego comenzó en el sitio donde su nieto, Eliseo Ortega, de 12 años, aparentemente registraba las pertenecías de su mamá, en busca de dinero.

Las otras dos casas consumidas por las llamas pertenecen a Carlos Rivera García y Marina Ortega Narváez, hija de doña Blanca Ortega, quienes se lamentaban por la desgracia. “Se quemó la escritura de mi casa”, repetía una y otra vez la anciana, mientras era socorrida por los vecinos y paramédicos de la Cruz Roja Nicaragüense.

Carlos Rivera, dueño de otra de las casas siniestradas, relató que el fuego fue alimentado también por decenas de envases plásticos que guardaba de una cuñada, quien tenía en la casa un pequeño acopio de material de reciclaje.

El mayor Enrique Chavarría Meza, segundo jefe del Benemérito Cuerpo de Bomberos, dijo que el monto de las pérdidas causadas por el incendio se conocerán una vez concluida la etapa de escombreo.

Al igual que en otro incendio, los apagafuegos enfrentaron el problema de falta de agua en los hidrantes cercanos al lugar del siniestro. Las llamas, que también afectaron parcialmente la Ferretería Nejapa, fueron sofocadas por casi un centenar de miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua.

Los paramédicos de la Cruz Roja Nicaragüense atendieron en el lugar del siniestro a cinco personas, intoxicadas por inhalación de humo, entre ellos dos bomberos.