•  |
  •  |
  • END

El móvil del crimen perpetrado la noche del sábado contra el taxista Róger Pérez Salgado, de 53 años, aún no está establecido, lo único que está claro es que la delincuencia común le arrebató la vida a un gran hombre.

Pérez fue encontrado sin vida dentro de su vehículo con un impacto de bala en el tórax, en el costado oeste del autolotote Pereira, en el barrio “Blandón”, también conocido como barrio “Costa Rica”.

La información proporcionada por el teniente Fabricio Muñoz, jefe de Información y Análisis de la Cuarta Delegación de Policía, indica que el cuerpo de la víctima estaba en el asiento trasero del taxi Kia, blanco, placas M 09703, de la Cooperativa “Hiroshima, Japón”,
“No sabemos si lo mataron donde lo encontraron o lo fueron a dejar ahí, las investigaciones se realizan para corroborar varias hipótesis que tenemos”, indicó el teniente Muñoz.

Salió de una campaña a morir…
Edwin Pérez, el segundo de cinco hijos que le sobreviven a don Róger Salgado, declaró que su papá decidió trabajar la noche del sábado para el domingo dedicárselo al Señor.

“Salió a trabajara para hoy –ayer—ir todo el día a la Iglesia, pero mire como son las cosas, sólo una hora trabajó, porque él se fue a las nueve de la noche y a las once recibimos la llamada telefónica”, aseguró.

El obrero del volante era miembro de la Iglesia “Casa del Perdón”, ubicada en el barrio “Acahualinca”, donde residía.

“Tenemos dos hipótesis”
El hijo del taxista asesinado, dijo que sobre la muerte de su papá hay dos hipótesis, aunque una tiene más fundamentos que la otra.

“La primera es que unos clientes le pidieron la carrera, uno sacó el arma, lo obligaron a irse a la parte de atrás, le quitaron el dinero, hubo forcejeó y le dispararon en el pecho”, relató Pérez.

La otra menos confiable es que su progenitor logró huir y le dispararon. Se presume que la bala está en el vehículo, porque el cuerpo de su papá presentaba orificio de entrada y de salida.

Al registrar el cuerpo del taxista, la Policía sólo encontró la billetera con los documentos personales de la víctima y el celular.

“Por la situación económica que vivimos es que volvió a trabajar, pero ya quería dejar el oficio, porque hace como 15 días lo asaltaron y logró salir con vida, pero esta vez nos lo mataron”, expresó Pérez.

Un adolescente muerto y otro en estado crítico

Otra muerte violenta registra la Policía de la Sexta Delegación. Se trata del adolescente Jairo Alexander Gutiérrez Martínez, de 17 años, quien murió casi de forma inmediata al recibir un impacto de bala en la cabeza y otro en el abdomen, en el barrio “Vista al Xolotlán”.

En ese mismo incidente Harold Manuel Altamirano, de 16 años, recibió un impacto de bala en el abdomen, el que le perforó los órganos vitales y lo tiene en estado crítico, en el Hospital “Alemán Nicaragüense”.

La policía investiga si en este caso está de por medio alguna rencilla personal.

Doña Mireya Baltodano, abuela y madre de crianza de Jairo Gutiérrez denunció que ya no se aguanta el actuar de las pandillas de “La Calle Loca” y “Los de la F” en ese barrio, porque se ha descompuesto; asegura que cuando llaman a la Policía ni ellos quieren entrar por temor a los delincuentes.

“Eran como las nueve de la noche cuando escuché un disparo y al ratito me avisaron que mi hijo estaba muerto, salió su papá y aunque lo llevaron al Hospital ya estaba muerto”, dijo doña Mireya.