•  |
  •  |
  • END

Un rumbo inesperado podrían tomar las investigaciones de la Policía en torno a la muerte de Cristhian Antonio Morales Gaitán, de 28 años.

Esto porque aunque sus familiares sostienen que éste se suicidó en la vía pública, a eso de las 11 de la noche del sábado, para las autoridades policiales todavía no está dicha la última palabra.

Cristhian Morales, quien laboraba como supervisor de vigilantes en una empresa capitalina, murió en la puerta del Hospital “Lenín Fonseca”, adonde llegó agonizante, con un impacto de bala en el tórax.

Francisco Morales, hermano de la víctima, dijo que su hermano antes de suicidarse hizo dos disparos, y el tercero fue para quitarse la vida. Aunque afirman que se trata de un suicidio, varios familiares de la víctima, que esperaban la entrega de su cadáver, expresaron que era mejor que le hicieran autopsia para que “las cosas queden claras”.

La versión de los parientes de Cristhian Morales Gaitán parece no coincidir con los indicios encontrados por los forenses, quienes mandaron a llamar a los detectives de la Estación Dos de Policía, por considerar que el orificio de entrada del proyectil no se corresponde con la dirección en la que se supone Morales se apuntó al pecho.