•  |
  •  |
  • END

“¡Me lo mataron, por diez córdobas mataron a mi muchachito!”, gritaba desconsolada la mamá de Michael Javier Espinoza Herrera, de 26 años, quien pereció horas después de haber recibido tres estocadas, de manos de un marido celoso.

El hecho se registró a las tres de la tarde del domingo, en las cercanías del Estadio Nacional, cuando el infortunado, en completo estado de ebriedad, se acercó a la esposa de un sujeto conocido solamente como “Alexander” y le pidió diez córdobas.

El marido celoso extrajo de entre sus ropas un filoso cuchillo y se lo clavó tres veces.

Blanca Isabel Herrera señaló que la última vez que vio con vida a su hijo fue en horas de la mañana, cuando salió a ver el juego junto a un amigo, pero ya andaban en estado de ebriedad.

Pulmón y corazón

“Dos niños me quedaban viendo y estaban dudosos de si me decían o no, cuando al fin los hice hablar, ya habían trasladado a mi hijo al Hospital “Lenín Fonseca”. Su amigo me contó que antes de apuñalarlo, Alexander le gritó que no le anduviera pidiendo nada a su mujer”, añadió la adolorida mujer.

El joven fue atendido de emergencia en el hospital, pero a las siete y media de la noche del domingo pereció producto de un paro respiratorio.

Los galenos indicaron a la madre de Herrera que una de los estocadas le perforó el pulmón izquierdo, pero la que le causó la muerte fue la herida en el pecho que le laceró una de las venas del corazón.

“Yo le fui a reclamar a la Maritza, la esposa de Alexander, antes de que Michael muriera, para que se hiciera cargo de los gastos del hospital, pero ella tranquilamente me dijo “que era una exagerada, porque le constaba que el chavalo solo tenía un rayoncito en el pecho”, alegó la adolorida madre.

Autoridades del Distrito II de Policía investigan el crimen y aunque fueron a buscar a Alexander y a su esposa, ya no los encontraron en el lugar, porque debido a la tardía denuncia, tuvieron tiempo para darse a la fuga.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus