•  |
  •  |
  • END

Dos jóvenes de 16 y 19 años murieron la noche del domingo bajo el fuego de las balas en distintos barrios de Managua, confirmaron las autoridades policiales.

Carlos Eduardo Mojica Pilarte, de 19 años, en un aparente acto de venganza, fue baleado mortalmente en la puerta de su casa, por supuestos miembros de la pandilla “La 13”.

Mojica, quien recibió el impacto de bala bajo la tetilla izquierda, murió casi dos horas después de la agresión, en el Hospital Alemán- Nicaragüense. Los familiares del joven aseguran que previo al crimen la casa fue sitiada por cuatro sujetos y luego aparecieron otros seis, entre los cuales estaba el que después disparó.

El capitán Gregorio García, vocero de la Estación Seis de Policía, dijo que por este crimen está preso como sospechoso Gabriel Alberto Amador. Mojica laboraba como chatarrero y deja en la orfandad a una niña de dos años.


Casi mata a dos hermanos
De igual forma, alrededor de las nueve y media de la noche, en el barrio Hialeah, fue ultimado de un balazo en el rostro el adolescente Jorge Eliécer Gámez Aráuz, de 16 años.

Los familiares y amigos de la víctima señalan como autor del crimen a un hombre a quien sólo conocen como Mario “El Monstruo”. Las investigaciones policiales revelan que “El Monstruo” tomó de la camisa a José Gámez, hermano de la víctima, y le reclamó porque supuestamente éste, con unos amigos, ofendieron a su mujer diciéndole: “tenés nalgas hermosas”.

El proyectil que se alojó en el rostro de Jorge Eliécer Gámez es el mismo que hirió de refilón a su hermano, José, porque la víctima estaba detrás de éste.