•  |
  •  |
  • END

“No murió ahogado como dicen, a mi hijo me lo mataron, tenía golpes en las costillas y la cabeza…No me trago eso de que fue por sumersión, hay algo en mi corazón que me hace dudar y pido que la Policía Nacional investigue a fondo”, dijo entre sollozos doña Carmen Rodríguez.

Carlos Alberto Ramírez Rodríguez, de 23 años, expiró minutos después de llegar a la sala de emergencia del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, el domingo último por la tarde, cuando fue trasladado por miembros de Cruz Roja Nicaragüense desde la Laguna de Xiloá, adonde llegó a pescar con unos vecinos.

Doña Carmen afirma que al llegar al hospital, el médico de turno le informó la terrible noticia del deceso de su vástago.

“¿Cómo una persona que se ahogó llega al hospital vomitando sangre? Eso es de la golpiza que le dieron, porque estoy segura de que hubo mano criminal, además tenemos testigos que no dijeron la verdad a la Policía por miedo”, manifestó doña Carmen.

Salió con “La Paulina”

A las diez de la mañana del domingo, a Ramírez lo llegó a buscar a su casa Miguel, mejor conocido como “La Rata”, quien hace poco salió de La Modelo, reveló doña Carmen.

Recordó que a las 4:30 de ese día le llegaron a avisar que Ramírez estaba en el hospital, pero que no se preocupara, porque estaba fuera de peligro, sin embargo, al llegar al centro asistencial, su primogénito había fallecido.

“Un testigo me dijo que un gay apodado “La Paulina”—hermano de “La Rata”—y su marido son los que golpeaban a mi muchacho y después lo sumergían al agua y así le hicieron en tres ocasiones, por eso llegó vomitando sangre, por la golpiza que ese cochón le dio con su hombre”, explicó doña Carmen.

El cuerpo de Carlos Ramírez fue trasladado al Instituto de Medicina Legal donde le practicaron la autopsia para conocer cuál fue la causa de la muerte.

Ayer por la mañana fue el sepelio de Carlos Ramírez en el Cementerio Municipal de Ciudad Sandino. Él habitaba en el barrio “Pedro Joaquín Chamorro”, ubicado en la Zona Cuatro.