Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Carlos Domingo López Gutiérrez, de 30 años, y su primo, Rubén Alfonso Reyes Quintero, de 23, se tomaron como cierta la expresión popular que dice que “entre primos y parientes, el amor es más ardiente”, porque abusaron de su prima, una dama de 30 años.

Los “pícaros” primos aceptaron la autoría de su delito ante el juez Octavo Distrito Penal de Juicio, Tomás Eduardo Cortés, para evitar el proceso, porque corrían el riesgo de ser condenados a 15 años de prisión por violación agravada.

Luego de oír la confesión a viva voz de los primos, el fiscal auxiliar Enrique Sándigo solicitó que los reos fuesen sentenciados a pena mínima de 12 años de prisión, petición a la que se adhirió la defensa.

Se les metió el diablo

Los hechos ocurrieron el 13 de diciembre del año pasado, cuando la víctima llegó a la casa de sus primos, quienes estaban ingiriendo licor, y les pidió un vaso con agua para pasar un trago, según la acusación de la Fiscalía.

Después que la dama se tomó el primer trago, Carlos Domingo López la tomó del brazo y la condujo por la fuerza a un cuarto donde la obligó a tener sexo con él, mientras el otro primo --Rubén Reyes--, la sujetaba de la mano diciéndole que tenía que dejarse mancillar.

Una vez que López consumó la violación, la mujer fue abusada por su otro primo, a quien la madre de la víctima encontró en flagrante delito.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus