•  |
  •  |
  • END

Los asesinatos de mujeres siguen en aumento, y la última victima fue Claudia Patricia Hernández Torres, de 25 años, quien fue asesinada por su ex marido, quien le propinó dos machetazos porque la vio tomada de la mano de otro varón.

El hecho se registró la tarde de ayer en el barrio “El Porvenir”, en el municipio de Nagarote, cuando la víctima iba en compañía de su pequeño hijo de cuatro años y su nuevo marido, Miguel Zapata, con quien se dirigía a una finca cercana para cobrar un dinero.

El teniente Silvio Solórzano, miembro de la Policía de León, señaló que Hernández caminaba tranquilamente, cuando su ex, Faustino Ruiz González, alias “Tino Loco”, de 41 años, salió de unos matorrales y empezó a seguirlos machete en mano, hasta que los alcanzó y le propinó dos filazos a Hernández, uno en la mano que casi le cercenó el dedo índice, y el otro en el cuello que le cortó la yugular.

De igual manera atacó a Zapata, quien resultó con heridas en ambas manos, posteriormente tomó de la mano a su pequeño hijo y se fugó.

Un ciudadano que pasaba por la zona trasladó a Hernández al Centro de Salud de Nagarote, pero la dama falleció.

Tragedia anunciada

Al Centro de Salud se presentaron familiares y amigos de la infortunada, exigiendo a las autoridades la entrega inmediata del cuerpo, porque, según ellos, las autoridades tuvieron la culpa de que la mataran, “porque nunca hicieron nada”, además alegaba que ellos “sabían como iban a resolver” el crimen.

Agustín Mayorga explicó que desde hace cinco meses su hijastra había dejado a su ex marido, a quien denunció en la Policía para que lo echaran preso porque la acosaba, la golpeaba y hasta entraba a la vivienda mientras ella dormía para verla junto a su nuevo marido.

“A toda hora la seguía, hoy (ayer) llegó dos veces a la casa y yo lo tuve que sacar, pero él es muy violento y nunca deja ese machete, es peligroso”, agregó Mayorga.

Las autoridades ahora buscan por cielo y tierra a “Tino Loco”, quien por celos terminó con la vida de su pareja, que deja tres niños en la orfandad, uno de cuatro años, uno nueve y el último de dos.