•  |
  •  |
  • END

Sin aun esclarecerse el móvil, murió el joven Melvin Antonio Vargas Solano, de 28 años, luego de recibir una estocada en uno de sus pulmones, a manos de José David Brenes Beiker, también de 28, en el municipio de Tipitapa.

Vargas Solano perdió la vida la madrugada de ayer, cuando se encontraba ingiriendo licor en el bar El Halcón, en el barrio “Ana Virgilia Robles”. En ese local fue herido de muerte con arma blanca, en medio de una disputa que otras personas protagonizaban en el lugar, por lo que la Policía desconoce si existe un móvil para el crimen.

En dicho centro, donde permiten la entrada a menores de edad, EL NUEVO DIARIO entrevistó a una adolescente de 17 años, que estuvo presente al momento del crimen. Si bien no conocía los nombres de los involucrados. Ella relató que hubo una discusión entre un gay y un muchacho moreno que andaba en camisola. La sobrina y la hermana del gay discutieron y los sacaron a todos, pero el de camisola se quedó adentro. Después salió y las muchachas, que aún estaban afuera, le empezaron a dar de chinelazos. Luego, Melvin salió con la hermana del gay, y fue seguido por un hombre que lo apuñaló.

Según Yáder Vargas, de 32 años, hermano de la víctima, Melvin estaba tomando y llevaba un litro de cerveza en la mano cuando un muchacho lo comenzó a ofender. “Después, uno de los agresores se le lanzó encima y varios amigos de mi hermano se metieron a defenderlo, pero en eso salió otro de los agresores con un puñal y sin decirle nada lo apuñaló cuando estaba en la puerta del bar”.

Victimario detenido
Al ver la sangrienta escena, personas que estaban en el bar llamaron a la Cruz Roja y una ambulancia trasladó al joven herido al Hospital Alemán Nicaragüense, donde se rindió a la muerte. La Policía del Distrito VIII se presentó a realizar las investigaciones del caso y detuvo a Brenes Beiker.

Según familiares de la víctima, éste no tenía problemas con nadie y trabajaba como taxista. Ahora deja en la orfandad a dos hijos, de 4 y 5 años, por lo que piden que caiga todo el peso de la ley contra el victimario.