•  |
  •  |
  • END

La joven embarazada Silvia del Carmen Talavera, de 21 años, denunció en la Policía de Tipitapa que recibió una patada en su estómago por parte de su cuñado, Giovanni Quiroz Álvarez, y que Giselle Méndez Romero y Katy Carina Quiroz, su concuña y su cuñada, respectivamente, le propinaron varios golpes.

Talavera interpuso la denuncia la mañana de ayer, pero la agresión ocurrió a las seis de la tarde de este viernes en el barrio “Los Novios”, del municipio de “San Benito”, cuando ella estaba en su casa. Ahí era acompañada por su otra concuña, Isaura Campos, pero luego llegaron Katy y Giselle a ofender a Campos, quien no reaccionó contra las agresiones verbales, aunque la denunciante sí lo hizo y la respuesta fue una lluvia de golpes.

“Ellas también me echaron a unas chavalas de 15 y 16 años para que me agredieran, y con unos garrotes me apalearon. Katy y Giselle me golpearon. Se me tiraron encima, la Karina me pegó una cachetada y la otra venía a darme con una piedra, pero una sobrina de mi marido se la quitó de la mano. Entonces vine yo y le di un derechazo porque cómo me iba a dejar pegar, y sólo la barriga me buscaban”, relató entre llantos la denunciante
Luego del intercambio de ofensas verbales, Giselle fue a decirle a su marido, Giovanni Quiroz, hermano del esposo de la agredida, que fue ofendida por Talavera. “Ella fue a decirle a su marido que yo le dije que era zorra, pero no le dije eso. Lo que sí le dije es que era cara de gato”, aclaró la víctima.

Esto provocó que Giovanni se dirigiera a la casa de Talavera donde encontró a su hermano Hipólito Quiroz, quien defendió a su mujer embarazada y se liaron a golpes.

“Cuando mi marido soltó a Giovanni éste se me tiró encima, me pegó una patada y me tenía con la cabeza contra el suelo, diciéndome que me iba a dar con un machete. Entonces le tuve que dar en los testículos y logre aflojármele”, aseveró la víctima. Ahora el caso está en manos de la Policía que deberá intervenir antes de que los hechos tengan otro desenlace fatal contra las mujeres nicaragüenses.