•  |
  •  |
  • END

Porque la prueba de descargo reveló que los policías Walter Mauricio Mendoza, de 21 años, y Luis Enrique Sánchez, de 38, actuaron en defensa de su vida, la juez Décimo Penal de Juicio, Ana Justina Molina, los declaró no culpables de la coautoría de un triple homicidio que ocurrió a mediados del año pasado, en Acahualinca.

El fallo revela que el día de los hechos hubo un tiroteo en el que los policías tuvieron que actuar en defensa de su vida, que estaba en peligro, pero además la ley faculta a la Policía a usar la fuerza y las armas en determinado momento para restablecer el orden.

La juez determinó entonces que hubo legítima defensa y por tanto los policías tenían a su favor un eximente de responsabilidad penal, confirmó el fiscal auxiliar, Rolando Zapata.

Los familiares de las víctimas declararon al final del juicio que esperaban un fallo de no culpabilidad para los policías, que valga decir es apelable.

El crimen que les imputaron a los policías de la Estación Dos ocurrió el cinco de junio del año pasado, en Acahualinca, sitio donde Ángel Ramón Ojeda Balmaceda, de 37 años, perdió la vida de un balazo en la cabeza, el que le fue propinado accidentalmente por su propio compañero, Luis Manuel Urban Ticay, de 33 años, quien a su vez falleció tras recibir un proyectil en la región pectoral derecha, mientras que Jorge William Castillo, de 26, murió con un disparo en la cabeza.


Dos con antecedentes
Los proyectiles que privaron de la vida a estas dos últimas personas presuntamente salieron de las armas de los policías que en ese momento iban persiguiendo a las víctimas porque acababan de cometer varios asaltos.

De los tres fallecidos, sólo Castillo no tenía antecedentes penales. Los otros tenían prontuario por robo y homicidio.

La acusación contra los policías llegó al Juzgado Décimo Penal de Audiencias en septiembre de 2007. Los señalados se presentaron voluntariamente a enfrentar la justicia inmediatamente después de que el juez Norge Rivera ordenase su captura para la celebración de la audiencia inicial-preliminar del juicio.

Los policías acusados enfrentaron el proceso en libertad, es decir bajo medidas alternas a la prisión.

Asuntos Internos también investigó la actuación de los policías e igualmente fueron relevados de toda responsabilidad, por lo que durante el proceso estuvieron laborando normalmente.