•   MASAYA  |
  •  |
  •  |
  • END

Hasta antes de su violento asesinato, Dolores Mantilla Araque convivió con su esposo, Erling Allan Brizuela, doce años, tiempo durante el cual procrearon tres niños, uno de ellos falleció hace varios años, producto de una enfermedad cardiaca, y los otros dos también tienen problemas de salud.

La hija de Araque, de tres años, padece de diabetes, que heredó de su madre, quien tenía cinco años de padecerla, y el niño de cinco años tiene problema en su corazoncito.

Tres días después del violento deceso de su madre, los dos niños fueron llevados de emergencia al Hospital “Humberto Alvarado”, de Masaya, porque se descompensaron por la pérdida de su progenitora.

La niña y el niño están bajo la tutela de su abuelita, Manuela de Jesús Araque Useda, de su tía y de su papá, quien también quedó muy afectado por la muerte de su esposa, que le ayudaba a mantener a sus retoños, porque él se desempeña como zapatero y gana poco.

La abuelita de los niños dijo que aunque fue muy doloroso para los pequeños, tuvo que decirles que su mamá “estaba en el cielo”, pero ellos no lo entienden y cada día que pasa extrañan más a Dolores del Carmen. Su abuela llora al verlos sufrir.

Cada día que vive esta familia es como un mal sueño, pero saben que nunca van a despertar porque es la realidad.

Mantilla Araque era comerciante y vivía en el barrio Monte Fresco, que queda a un kilómetro del cuadro deportivo, sitio donde fue encontrada muerta.

Según las investigaciones de la Policía de Masaya, Mantilla Araque falleció degollada tras recibir cinco estocadas en el cuello. Además tenía un dedo cercenado y dos heridas en el brazo izquierdo.

Antes del esclarecimiento del caso, las autoridades detuvieron a varios sospechosos, incluyendo al esposo, pero en el proceso de investigación se determinó que el presunto autor del crimen es Henry Iván Vanegas Calero, de 38 años, alias “El Cuchara”, quien era vecino de la víctima y se conocían desde niños.

Prueba indiciaria versus coartada

El subcomisionado Rolando Canales dijo que días antes del crimen, la víctima, junto a tres hombres, entre ellos Carlos Montenegro, de 38 años, quien supuestamente fue novio de Mantilla Araque, llegaron a la casa de Henry Iván Vanegas Calero para reclamarle por el robo de una gorra y unas gafas.

Al parecer esto no le gustó a “El Cuchara”, por lo que se cortó con un cuchillo de zapatería ambos brazos, pero amenazó diciendo “que eso no se iba a quedar así”. Al día siguiente, Dolores del Carmen apareció muerta.

En su declaración ante la Policía, “El Cuchara” expresó que el día de la muerte de Dolores del Carmen salió de su casa vestido con un short azul y una camiseta verde, en compañía de dos homosexuales rumbo a la cantina de Xiomara, alias “La Cochona”.

Ahí llegó a las siete de la mañana y estuvo hasta las once, tiempo durante el cual siempre estuvo acompañado de los dos gays, luego, al llegar a su casa, se dio cuenta de la terrible noticia sobre la muerte de Dolores.

El subcomisionado Canales dijo que es cierto que “El Cuchara” estuvo ese día en la cantina, pero lo que no dijo el procesado es que a las ocho de la mañana Xiomara lo mandó a traer una mesa a la casa de un señor, la que queda a unos quince metros del negocio, y minutos después pasó Mantilla Araque abordo de su bicicleta azul.

La mujer venía de cobrar un dinero e iba en la misma dirección que Vanegas Calero llevaba, explicó el subcomisionado.

Vanegas no iba a tardar ni cinco minutos en ir a traer la mesa, pero extrañamente tardó una hora y media para regresar, y cuando llegó estaba cansado, según dijo a la Policía una de las personas que llegó con él a la cantina.

El subcomisionado Canales apuntó que víctima y victimario se encontraron en el campo deportivo de Pacayita, se pusieron a platicar, luego el acusado le pidió un beso a Mantilla Araque, pero ella se negó.

Esto, según el jefe policial, provocó la furia del presunto asesino, quien tomó del cabello a Dolores del Carmen, la lanzó al suelo y haciendo uso de su cuchillo de zapatería le propino cinco filazos en el cuello, a la vez que le decía que era “una zorra y que por eso la iba a matar”.

La víctima trató de defenderse interponiendo la mano izquierda, resultando con dos heridas y un dedo desprendido.

En ese momento, explicó el jefe policial, “El Cuchara” se hiere el antebrazo izquierdo, luego lanzó el cuchillo al suelo, se limpió las heridas con hojas y posteriormente tomó la bicicleta de la víctima y huyó.

Herida de muerte, Mantilla Araque se levantó y caminó quince metros, y cayó muerta.

Este relato lo hizo un niño de doce años acompañado de su abuelo en la Policía, porque él y otro menor se encontraban pastoreando ganado en el lugar de los hechos y presenciaron, consternados, el asesinato. Producto del trauma, el menor testigo se desmayó.

En la entrevista con la psicóloga, el niño recuerda con exactitud cada palabra que el hechor le dijo a Mantilla Araque y los rasgos del victimario, a quien reconoció en rueda de presos.

También el subcomisionado Canales mencionó que al escuchar la voz del presunto asesino, el niño se desmaya, por lo que está siendo atendido por la psicóloga.

Se deshace en explicaciones, pero...

“El Cuchara” al ser valorado por la médico forense manifestó que las heridas que tiene se las hizo acarreando leña en la cantina.

Además dijo que los arañazos que presenta en la espalda y el rayón que tiene en el antebrazo izquierdo se los hizo cargando un estante y trabajando con un cuchillo de zapatería, respectivamente.

Antes de que se esclareciera el crimen, el esposo de Mantilla Araque y Carlos Montenegro estuvieron bajo investigación, pero salieron libres.

Fue con la ayuda de Carlos Montenegro que los investigadores supieron del incidente que Dolores del Carmen tuvo con “El Cuchara” un día antes del crimen.

Con todas estas pruebas indiciarias y materiales, el Ministerio Público acusó a Vanegas Calero como el presunto autor del crimen.

En la última audiencia, el juez Leonel Alfaro encontró suficientes pruebas para remitir el caso a juicio, el cual quedó programado para el 17 de agosto.

Pero el abogado Manuel Chávez asegura que su defendido es inocente y así lo demostrará en juicio.

La familia, amigos y algunos vecinos de “El Cuchara” también aseguran que éste es inocente, porque para ellos el verdadero responsable es Carlos Montenegro, porque el mismo día del fallecimiento de Mantilla Araque, los familiares de ella lo señalaban a él.

El subcomisionado Canales dijo que es cierto que inicialmente Montenegro fue señalado, porque tuvo una relación amorosa con Dolores del Carmen, pero al momento del reconocimiento en rueda de presos, el niño señaló a “El Cuchara” como el hechor.

¿“Cuchara” admitió crimen ante Psicóloga?

Extraoficialmente se conoció que Vanegas Calero fue tratado por una psicóloga, la que en su informe dice que el examinado admitió haber matado a Mantilla Araque, documento que junto a 20 testificales, incluyendo la del testigo ocular, conforman el universo de pruebas que la Fiscalía llevará a juicio.

El abogado Manuel Chávez dijo que no es cierto que su cliente admitió delito alguno ante la sicóloga, y lo demostrará en el juicio.

“El Cuchara” conoció a Dolores Mantilla hace más de 20 años y hasta le vendía chapas de fantasía.

En Pacayita extraoficialmente se dice que “El Cuchara” fue el primer amor en la vida de Dolores del Carmen, quien a sus 29 años falleció el ocho de junio, aproximadamente a las nueve de la mañana, en un lugar montoso del campo deportivo de la comarca Pacayita, de la ciudad de Masaya.

Si “El Cuchara” es culpable o no, está por comprobarse en juicio. Doña Manuela Araque dice que en la conciencia de Henry Vanegas quedará la muerte de su hija, pero ella espera que haya justicia terrenal.