•  |
  •  |
  • END

La magistrada de la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua, Ileana Pérez López, experimentó en carne propia lo que es ser víctima de la delincuencia común, porque tres sujetos a punta de puñales la despojaron de un bolso con 10 mil córdobas y otros objetos de valor.

El robo aconteció la tarde del pasado viernes, cuando Pérez pasaba por los alrededores del barrio “Jorge Dimitrov”, según la acusación que la Fiscalía presentó contra Juan Carlos Lacayo Mendoza y Bryan López López, apodado “La Chancha”.

“No es lo mismo ver los robos en los papeles --expedientes-- que vivirlo”, aseguró la magistrada Pérez ante el juez Décimo Penal de Audiencia de la capital, Carlos Solís, quien les impuso la prisión preventiva a los dos acusados.

“Me confunden con La Chanchita”

Tras ser conminados a la cárcel, Lacayo y López “soltaron” la lengua diciendo que no fueron ellos los que cometieron el robo, sino otros sujetos a quienes reconocen como “Luis Bahero”, “Breaker” y “La Chanchita”.

“Ante los ojos de Dios le aseguró que yo no fui. Lo que pasa es que me están confundiendo, porque a mí me dicen “La Chancha”, y quien robo fue “La Chanchita”, expresó Bryan López.

Los dos sujetos que vivían en el barrio “Jorge Dimitrov”, horas antes de robar a la magistrada de Apelaciones habían salido de Estación Cuatro de Policía, donde estuvieron presos tres días.

Los hechos

La tarde del viernes 25 de junio, la magistrada Pérez se desplazaba en la camioneta placas GR 1418, de oeste a este, cuando a pocos metros de entrar a rotonda Cristo Rey, Juan Carlos Lacayo se le cruzó en la vía para obligarla a disminuir la velocidad.

Cuando Pérez detuvo la marcha, por la puerta derecha delantera se le acercó “La Chanchita”, y por el lado izquierdo, un desconocido, quien ordenaba al primero que la “puyara”, es decir, que la apuñalara. Ella se aferraba al bolso donde asegura que llevaba 10 mil córdobas, cosméticos valorados en 200 dólares y un anillo de oro de 100 dólares.

La encargada de impartir justicia dijo que a consecuencia del robo con intimidación agravado que sufrió, quedó traumatizada, y ahora está recibiendo atención psicológica. La audiencia inicial del juicio fue programada para el próximo 1 de julio.