•  |
  •  |
  • END

La falta de señales lumínicas en un camión que se encontraba estacionado a un lado de la carretera, ocasionó que el motociclista Marlon Antonio Urbina Zambrana, de 33 años, impactara contra el automotor, lo que causó su muerte al caer de cabeza sobre el pavimento.

El accidente se produjo a las nueve de la noche del jueves, sobre el kilómetro 29 de la Carretera Masaya-Tipitapa, cuando el infortunado iba de su centro de trabajo a su casa.

Según la Policía Nacional del departamento de Masaya, Urbina circulaba a exceso de velocidad, por lo que aunque vio las señales luminosas, no se pudo detener, impactando contra el camión.

Los familiares del muchacho están indignados, porque aseguran que la culpa no fue de él, sino del conductor del camión, quien no colocó las señales lumínicas a pesar de que sabía que esa vía es oscura, porque no hay alumbrado público.

Extraña actitud de agente de tránsito

Karla Montes Zambrana, media hermana de Urbina, señaló que llegaron al sitio del accidente 15 minutos después de ocurrido, y no encontraron el camión cervecero ni al conductor, sólo la moto desbaratada y el cuerpo de su hermano que pasó tendido en la carretera hasta las dos de la mañana, porque el policía de Tránsito no quiso que lo trasladaran al Instituto de Medicina Legal.

El oficial supuestamente les dijo que buscaran la caja y se lo llevaran a su casa, y así lo hicieron, lo que no sabían los familiares del fallecido es que eso los haría perder el derecho a reclamar el seguro.

Lo peor de todo, según Montes Zambrana, es que en la Policía no les dicen nada del homicida imprudente y del camión que conducía, el que pertenece a una cervecería.

Urbina dejó a tres niños en la orfandad, mientras sus familiares piden justicia y esperan que las autoridades sean más beligerantes con la investigación.