•   GRANADA  |
  •  |
  •  |
  • END

A casi cuatro meses de la muerte accidental del suboficial, Fernando Xavier Rodríguez Gutiérrez, una nueva tragedia enluta a la Policía Nacional en el departamento de Granada.

Esta vez por el deceso de Sobeyda Iveth Estrada Jiménez, de 23 años, quien trabaja en el área de vigilancia de la estación del municipio de Nandaime, hacia donde se dirigía cuando sufrió un accidente de tránsito que le provocó lesiones graves, que terminaron con su vida instantáneamente.

La tragedia ocurrió el pasado sábado en el kilómetro 55 de la carretera Granada-El Guanacaste, de la Industrias Búfalo 500 metros al sur, cuando la víctima viajaba como acompañante en una motocicleta roja, Regent, sin placa, conducida por el suboficial Teófilo Arnoldo Urbina Pavón, que circulaba de norte a sur.

El parte policial indica que Urbina intentó aventajar el autobús de transporte colectivo, Ford 380, placa GR-194, conducido por Ramón Ernesto Figueroa Valenzuela, quien se desplazaba en la misma dirección con varios pasajeros.

“Colisionó (la motocicleta) en la parte trasera izquierda del autobús, producto del impacto es lanzada al carril contrario en el momento en que se desplazaba de sur a norte el automóvil, Hyundai, Euro Accent, blanco, tipo sedan, placa GR-5686, conducido por William Antonio Reyes Carballo, de 57 años.

Al invadir el carril contrario como consecuencia del primer impacto, la motocicleta se fue a estrellar con la parte frontal del automóvil conducido por Reyes, produciéndose la segunda colisión que resultó mortal para Estrada.

Doña  María de los Ángeles Jiménez, mamá la difunta, manifestó que supo del accidente por casualidad, cuando un vecino llamó por teléfono a la casa de su progenitora --abuela de la víctima-- para darle la fatal noticia.

“En ese momento yo estaba en la casa de mi mamá, y mi hermana le respondió --al vecino-- que yo estaba ahí, entonces me preguntó que si sabía dónde estaba Sobeyda, y le respondí que ella estaba en Granada, estudiando en la Universidad. Y ahí fue cuando me dijo que mi hija acababa de sufrir un accidente”, relató la acongojada madre.

La señora narró que en ese momento andaba con sus dos nietecitos, y que salió corriendo al lugar del accidente, al llegar sólo necesitó ver las sandalias para confirmar que se trataba de su hija, pero dijo que ya no hubo necesidad de trasladarla al hospital. Quien sí fue llevado de emergencia al Hospital Amistad Japón-Nicaragua fue Urbina Pavón, para luego ser remitido a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital “Carlos Roberto Huembes”, de la Policía, en Managua. 
Sobeyda cursaba el primer año de Derecho en la Universidad de Oriente, y deja en la orfandad a un niño de cinco años. Ayer por la tarde su cuerpo fue trasladado de la comarca El Tepeyac, y recibió cristiana sepultura en el cementerio de Diriomo.