Leoncio Vanegas
  •   OCOTAL, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Un asesinato ocurrió a eso de las siete de la mañana del lunes, en un camino rural de la comarca Gualacatú, sobre el borde fronterizo de Jalapa con Honduras.

La víctima se identificaba como Eugenio Ponce, de unos 60 años, quien murió a tiros a manos de un joven de 22 años, de nombre Julio César Cruz Laínez.

Los primeros informes policiales dan cuenta de que don Eugenio regresaba en una bicicleta de ordeñar unas vacas, cuando se encontró con su victimario, con cuya familia tenía litigio por un paso de tierra entre sus propiedades.

Infructuosa huida a Honduras

Estando cara a cara, estalló la riña. Julio César Cruz tenía un arma de fuego, mientras don Eugenio un machete, con el cual logró asestarle una herida en el parietal derecho a su contrincante, no obstante, éste tuvo ventajas con la pistola e impactó al adulto mayor 2 balazos en el tórax, uno en el abdomen, otro en un miembro inferior y dos fallidos.

Julio César Cruz huyó a Honduras en compañía de su padrastro, de origen beliceño, pero las coordinaciones que tiene la Policía para perseguir a prófugos de la justicia dieron frutos, porque la hondureña los capturó en el municipio de Trojes, y ayer lunes se disponía a entregarlos a su homóloga nicaragüense.