•   LEON-CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Un hombre de 60 años y un adolescente de 16 perdieron la vida el fin de semana en accidentes de tránsito en las carreteras del Occidente del país, confirmaron las autoridades policiales.

José Osorio Narváez, de 47 años, vive la peor de las tragedias que pudo haberse imaginado, porque al esquivar a un niño sufrió un accidente de tránsito donde pereció su hijo, Harry Osorio Cárdenas, de 16 años.

La desgracia se produjo en el empalme de Palo Grande, carretera Chinandega-El Guasaule, cuando Osorio --quien conducía su camioneta de tina, roja y franjas blancas-- esquivó a un niño que cruzó la vía de forma imprudente.

En un intento por evitar arrollar al menor, Osorio hizo un giro, y chocó contra un muro, lo que provocó que su hijo --quien viajaba en la tina del vehículo-- saliera catapultado.

Al salir volando, el adolescente se estrelló contra el referido muro, para luego caer entre la camioneta y la referida construcción, según el informe preliminar brindado por las autoridades policiales de Chinandega.

En el mismo accidente salió lesionado Erwin José García Cárdenas, primo de la víctima y sobrino del infortunado conductor, quien al momento de la tragedia se dirigía al puesto fronterizo a vender pan.

Descubren cadáver

La madrugada del domingo un transeúnte descubrió el cuerpo sin vida de Noel Morales Canales, de 60 años, quien fue arrollado por el conductor de un vehículo de características desconocidas.

El hallazgo del cuerpo se produjo a la altura del kilómetro 106 de la carretera Quezalguaque-León, confirmaron las autoridades policiales, que investigan el paradero del conductor que se dio a la fuga
Morales expiró de forma inmediata a consecuencia de aplastamiento pélvico y hemorragia generalizada, refiere el dictamen del médico forense de León.