•  |
  •  |
  • END

A pocos días de celebrarse las elecciones en la Asociación de Jueces y Magistrados de Nicaragua, Ajumanic, el juez Felipe Jaime Sandoval, candidato a la presidencia de esa organización, reafirmó su disposición de atender a todos los usuarios de la justicia por igual.

Hace un año, Jaime asumió el Juzgado Distrito Civil de Tipitapa, donde eliminó los privilegios que su antecesor tenía para con los bancos y microfinancieras en esa judicatura, que se había convertido en “matadero” de quienes eran demandados por las entidades financieras.

Cuando el juez Felipe Jaime llegó al despacho, ahí se estaban tramitando un mil 500 juicios de bancos y financieras contra clientes morosos, mientras los expedientes de los juicios entre particulares permanecían engavetados.

“De las 1, 500 demandas promovidas por bancos y microfiancieras contra particulares que encontramos, el 85 por ciento las declaramos nulas o bien los abogados demandantes las retiraron para presentarlas en el domicilio correspondiente”, subrayó Jaime.

De ese 85 por ciento de demandas que no siguieron siendo tramitadas en esa judicatura, habían muchos casos donde el demandante tenía como domicilio, departamentos del norte del país, es decir, Jinotega y Matagalpa o de El Rama, en la Región Atlántica del país, explicó el aspirante a la presidencia de Ajumanic.

El juez Felipe Jaime señaló que a su judicatura llegan muchas demandas de divorcios de parejas de común acuerdo, los que probablemente tienen como domicilio Managua, pero llegan a Tipitapa para divorciarse más rápido, porque como la carga laboral es menor en esa judicatura civil, el trámite se realiza más rápido en comparación con la capital.

“Este fenómeno tiene su lógica en el hecho de que una sentencia de divorcio en Managua puede durar de uno a dos años en salir por la sobrecarga de trabajo y en Tipitapa en tres meses está divorciado”, explicó Jaime.