•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

El deseo de Santos Martín López, de hacer realidad la canción que dice: “Cuando yo me muera, no quiero que lloren, hagan una fiesta con cohetes y flores y se sirva vino y que traigan mariachis para que me canten mis propias canciones”, fue cumplido, aunque no al pie de la letra. En el sepelio no hubo llanto, pero faltaron los cohetes, flores, vino y mariachis.

López, de 36 años, un aficionado a los cantos rancheros, pereció ahogado el domingo último en una laguna de Rosita, en el Caribe Norte, pero fue hasta la tarde del martes que el cadáver fue encontrado, en estado de descomposición, flotando en el agua, de donde fue extraído por miembros de la Defensa Civil de la localidad.

Francisco Gonzáles Rodríguez dijo que vieron a su yerno el domingo consumiendo licor, luego fue a la laguna a refrescarse y se zambulló haciendo un clavado, pero no volvió a salir.

Días antes y el mismo día de la fatalidad, López expresó en tono serio que si un día moría, que no lo lloraran, que mejor le cantaran la canción “Cuando yo me muera”, del “Charro Negro”, tema que él mismo interpretaba en un grupo de mariachis.