•  |
  •  |
  • END

La jueza Cuarto Distrito Penal de Audiencia de Managua, Martha Lorena Martínez, giró orden de captura contra Rolando Dubón Benavides, el tercero de esa familia involucrado en el asesinato del comerciante Efrén Manuel Silva Mejía.

Por el mismo crimen, la judicial le impuso la prisión preventiva a los hermanos Jairo Antonio y Boanerges Dubón Benavides, capturados hace tres días en el barrio Santa Rosa.

En el asesinato que aconteció la noche del domingo 25 de julio en el barrio “El Edén”, también participó un cuarto sujeto aún no identificado, según la acusación presentada por la fiscal auxiliar María Teresa Gómez.

Del escrito acusatorio se desprende que los hermanos Dubón actuaron con saña y alevosía al momento de ejecutar el asesinato, porque fue en presencia de la esposa y de la hija menor de Silva.

Jairo Dubón fue el primero en encañonar a la víctima y le disparó dos veces. El primer balazo fue en el abdomen y el segundo en el cuello, cuando Silva estaba en el suelo.

Los familiares de Silva trataron de auxiliarlo, pero no pudieron porque Jairo Dubón y el desconocido hicieron varios disparos para impedírselos, agrega el escrito acusatorio.

Cayeron como tontos
Una de las balas disparadas contra los parientes de la víctima hirió al transeúnte Osmar Andrés López, quien no aparece como víctima en la acusación, pero sí como testigo.

El microbús robado a Silva estuvo escondido en la casa de Rolando Dubón, que está ubicada cerca de la cancha del barrio “La Primavera”, donde lo cubrieron con una carpa multicolor.

El 26 de julio, es decir dos días después del crimen, Rolando Dubón y el desconocido sacaron el automotor para trasladarlo a la vivienda de Jairo Dubón, y fueron escoltados por él, quien viajaba en una motocicleta.

Sin embargo, los presuntos criminales notaron que una motocicleta de la Policía los seguía, por lo que trataron de atropellar al agente policial, luego dejaron abandonado el microbús en una calle del barrio Santa Rosa.

Aparentemente los hermanos Jairo y Boanerges Dubón cayeron en una celada de la Policía, cuyos agentes no movieron el microbús del sitio donde los sospechosos lo abandonaron, para que lo llegaran a buscar, lo que ocurrió 24 horas después. Fue en ese momento que los capturaron.

Los hermanos Jairo y Boanerges Dubón estarán de regreso en el banquillo de los acusados el próximo 5 de enero, cuando se celebre la audiencia inicial.