•  |
  •  |
  • END

Tomar licor y darse un chapuzón no ligan. Esto no lo aprendió a tiempo el joven Osman Moreno Ayala, de 24 años, quien perdió la vida por sumersión, luego que bajo los efectos del alcohol se lanzó un regio clavado en las aguas del centro turístico Los Termales, ubicado en el municipio de Tipitapa, y lamentablemente ya no salió con vida.

La mala noticia
El hecho ocurrió a la 1:30 de la madrugada de ayer, cuando “Moreno Ayala salió de su casa de habitación, en el barrio “Noel Morales”, junto a su amigo y vecino, Josué Medina, con rumbo a Los Termales, donde estuvieron ingiriendo licor”, según relató en la Policía del Distrito VIII don Sergio Moreno Acosta, de 46 años, padre del fallecido.

“El señor dijo que Josué Medina llegó a contarle que su hijo se había ahogado, por lo que él, de inmediato, se dirigió al balneario donde lo encontró sin vida. Josué señaló que él se fue a bañar, y al salir del agua vio que su amigo no estaba. Cuando lo buscó se percató de que se había ahogado”, aseguró la suboficial mayor Johana Jiménez, jefa de la Dirección de Información y Análisis de la Policía del Distrito Ocho.

Imprudencia cara
Jiménez dijo que los familiares del fallecido no interpusieron ninguna denuncia en este caso por tratarse de una muerte accidental. Don Sergio Moreno señaló que su hijo estuvo consumiendo licor con su amigo, y que, al parecer, cuando decidió tirarse un clavado lo hizo de mala manera, y las profundidades cobraron caro la imprudencia.

“Mi hijo sabía nadar, pero cuando uno anda tomado, por más que sepás nadar, es mentira, no podés salir. Mi hijo estaba juntado con una muchacha, pero no deja hijos”, señaló don Sergio.