•  |
  •  |
  • END

Poco les importaba la vida y se la jugaron con un saldo fatal. Así el joven Elder Castillo Rayo, de 27 años, siguiendo la tradición de películas dramáticas, se puso a jugar con dos amigos a la “Ruleta rusa”.

Utilizando una pistola se la ponían en la cabeza, y comenzaron a turnársela para ver a quién le tocaba recibir un balazo. Para su final, Elder fue quien recibió el disparo.

Familiares de Castillo Rayo relataron a la Policía de la comarca San Francisco Libre, del municipio de Tipitapa, que a las siete de la noche del pasado sábado 31 de agosto éste se quitó la vida, según consideraron de forma “accidental”, cuando se puso a alardear de participar en el mortal juego la “Ruleta rusa”, con sus amigos Francisco José Soza, de 22 años, y Wilber Antonio Conde Solís, de 25.

Con tan pocas oportunidades en este país y en un acto de desprecio por su vida, ellos introdujeron sólo un proyectil en una de las recámaras de un revólver calibre 38, marca Cold, serie 234203, giraron el tambor del arma, y uno a uno se la ponía en la cabeza para martillarla, hasta que se escuchó una detonación.

El hecho ocurrió en la finca Tierras de Guasón, en la comarca San Jorge. El propietario del la finca, Bismark de los Ángeles Sánchez, de 45 años, es el dueño del arma ocupada por los suicidas. La víctima y sus amigos eran trabajadores del lugar.

“Cuando le tocó la hora de dispararse al hoy occiso, estaba la bala en el tambor, por lo que se quitó la vida instantáneamente. Los familiares de la víctima no interpusieron denuncia contra ninguna persona, porque observaron que el fallecido quiso quitarse la vida. El arma fue ocupada por la Policía de San Francisco Libre”, explicó la suboficial mayor Johana Jiménez, jefa de la Dirección de Información y Análisis de la Policía de Tipitapa.