•   SAN JORGE  |
  •  |
  •  |
  • END

Los cambistas del departamento de Rivas parecen estar este año indefensos ante una ola de robos que nadie detiene, y cuyos asaltos mantienen a la Policía con más interrogantes que repuestas.

Ayer la víctima fue el cambista Domingo Manuel Pérez Martínez, de 73 años, a quien dos antisociales lo interceptaron cuando ingresaba a su casa, para despojarlo con lujo de violencia del bolso en el que guardaba más de 60 mil córdobas en moneda costarricense, ya que su punto de trabajo es la frontera de Peñas Blancas.

Según Pérez Martínez, el atraco ocurrió a las 5:15 de la tarde, hora en la que regresaba a su casa de habitación tras un día más de trabajo, “pero cuando bajé del taxi y me disponía a ingresar a mi casa, dos sujetos que se movilizaban en una moto me interceptaron y uno me arrebató el bolso con el dinero y se fugaron”, detalló.

El atraco ocurrió del costado de la casa cural de San Jorge, una cuadra al sur y los testigos identificaron al conductor de la moto como un hombre joven, piel clara, cara redonda. Él y su pasajero tenían entre 22 y 28 años, vestían de manera elegante, y desde horas tempranas habían visitado la zona.

Recuento

Pérez Martínez dijo que ésta es la cuarta ocasión que es víctima de los asaltantes, y recordó que en los otros asaltos ya le han baleado a dos de sus hijos y en otra ocasión agredieron a su esposa.

Con este atraco ya son cinco los cambistas rivenses asaltados este año, porque el 30 de julio, Justo Carlos Sánchez Calderón, de 54 años, fue sorprendido por dos motorizados que se le llevaron 164 mil córdobas y 400 dólares, hecho acaecido en el mercado de Rivas.

Pero el primero en ser asaltado este año fue Ramiro Balmaceda Matamoros, a quien a finales de febrero lo atracaron en el barrio Cristo Rey. En mayo, el turno le correspondió a la cambista Elizabeth Patricia Solís Pastrano, a quien tras intimidarla junto a sus tres hijas y a su yerno, en su casa, le exigieron que entregara 4 mil dólares, 170 mil colones y 6 mil 500 córdobas.

En julio el cambista Orlando Antonio Villarreal Baldelomar, de 61 años, recibió tres impactos de bala cuando ingresaba a su casa en Potosí. El objetivo era despojarlo de 16 mil córdobas.