Jessie Ampié
  •  |
  •  |
  • END

Negarse a ser asaltado por unos peligrosos delincuentes le costó la vida a Henry Mateo Hernández Reyes, de 30 años, quien al momento del hecho regresaba a su casa tras una larga jornada de trabajo.

El crimen ocurrió la noche del martes en una de las calles del barrio Villa Reconciliación, cuando Hernández estaba a pocas cuadras de su hogar.

Según una fuente ligada al Distrito Seis de Policía, el infortunado no se percató que tres sujetos lo iban siguiendo en medio de la oscuridad, quienes procedieron a intimidarlo para quitarle sus pertenencias.

Hernández se rehusó en todo momento al asalto y uno de los delincuentes que ya no soportaba “la falta de cooperación” de la víctima, extrajo de entre sus ropas una pistola calibre 22 y sin mediar palabras disparó.

Lesiones incompatibles con la vida

Los ladrones huyeron, mientras el joven era trasladado al Hospital “Alemán Nicaragüense”, donde entró sin signos vitales. El galeno de turno señaló que la bala ingresó por el costado izquierdo del abdomen, pero no tuvo orificio de salida y le dañó el hígado y un pulmón.

El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde fue retirado por sus familiares, quienes lo llevaron a la comarca Ojo de Agua, ubicada en el departamento de Boaco.

Los habitantes de Villa Reconciliación desconocen dónde trabajaba la víctima, pero tienen entendido que al momento de su deceso laboraba como vigilante.

La Policía del Distrito Seis investiga el crimen en Villa Reconciliación, barrio considerado como el segundo “más rojo” de la capital.