•  |
  •  |
  • END

Después de huir durante más de dos años, el sujeto de iniciales F.M. fue sentado en el “banquillo de los acusados”, señalado de violación agravada en perjuicio de su hijastro.

Los hechos por los cuales la jueza suplente María Mercedes Rocha le impuso la prisión preventiva a F.M. ocurrieron en julio del año 2008, refiere la acusación de la Fiscalía.

El primer abuso sexual aconteció cuando el niño que en ese entonces tenía 10 años fue mandado por su mamá junto con su “verdugo” a buscar leña, porque el gas se había terminado.

F.M. le pidió a su hijastro que lo acompañara y se dirigieron a un predio montoso donde el padrastro sacó un cuchillo de una bolsa del pantalón y luego se lo colocó al niño en el cuello, obligándolo a desnudarse para consumar el abuso sexual.

Al igual que en otros casos el supuesto violador amenazó a la víctima con matar a su mamá y sus tres hermanos si lo delataba.

Cinco veces más
Después de esa primera vez F.M. mancilló al niño cinco veces más aprovechando que la mamá de la criatura lo dejaba bajo su cuido. Los abusos acontecieron entre agosto de 2008 y agosto de 2009.

En la segunda ocasión que el acusado abusó del niño fue sorprendido por su hijo de seis años, a quién castigó por haber llegado al cuarto. “Le manifestó al pequeño de diez años que negara frente a su mamá los hechos si por alguna razón su hijo contaba lo sucedido porque en caso contrario los mataría a todos”, según la acusación fiscal.

El 24 de marzo del año en curso, el niño que ahora tiene 12 años, rompió el silencio y le contó a su abuela materna todo el calvario que lo hizo pasar su padrastro desde el año 2008.

Según el dictamen del médico forense los abusos provocaron en el niño, desvalorización que mina en su autoestima, estrés postraumático, ansiedad, recuerdo y angustia, “por lo que no cabe la duda de que fue víctima de violación”.

La audiencia inicial para el imputado fue programada para el próximo 20 de agosto de 2010 a las once de la mañana.