•  |
  •  |
  • END

Desde que un conductor ebrio estrelló su auto contra la parte esquinera de la casa de María Morales Bojorge, ni ella ni su hijo han podido conciliar el sueño cuidando las pocas pertenencias que aún poseen.

Morales señaló que el pasado 10 de agosto a eso de las diez de la noche dormía, cuando súbitamente escuchó un estruendo, se levantó apresurada y miró que un vehículo había destrozado uno de los muros de su humilde vivienda.

“Del temblor que provocó el choque, el televisor cayó desde lo alto de su mueble y se rompió, lo mismo le pasó a un parlante del equipo de sonido y todavía el hombre que andaba bien bolo quería darse a la fuga junto a su acompañante, pero los vecinos me ayudaron a detenerlo”, afirmó la afectada.

El golpe fue tan fuerte que la mayor parte de la estructura de la casa sucumbió debido a que los dos pilares principales cayeron al suelo hecho pedazos.

El conductor del automóvil gris fue identificado solamente como “Alejandro” y desde la fecha del incidente ha hostigado a la perjudicada, acusándola de haber secuestrado su vehículo.

“El hombre solo nos ha dado unas vigas que parecen usadas, no quiere arreglo ni nada, nos ha hostigado para que le demos el carro, pero nosotros ¿qué? Mi yerno y mi hijo no duermen cuidando, porque no tenemos puerta y cualquiera se puede meter, y si sacan el carro se nos cae la casa, si escuchara como truena en la noche, porque está en el aire”, agregó Morales.

La mujer denunció a las autoridades por el apoyo que le dan a “Alejandro”, porque un policía llamado Nelson Morales, del Distrito Cuatro, le insiste en la entrega del auto “para evitar verse envuelta en un problema legal”.