•  |
  •  |
  • END

Una meretriz de 22 años se burló de las autoridades al denunciar por violación agravada a un agente policial, porque ayer la supuesta mancillada dijo ante un juez que los cargos formulados contra su presunto verdugo “son falsos”.

La trabajadora sexual le causó un grave daño al denunciado, porque a las pocas horas de conocida su denuncia, las autoridades de esa institución le dieron la baja deshonrosa sin darle derecho a que se defendiera.

Al comparecer ante la Fiscalía el pasado 6 de agosto, la damisela aseguró que la noche del 4 del mismo mes, el policía la obligó a tener sexo oral y contra natura en varias ocasiones, amenazándola y golpeándola con su arma de reglamento, razón por la cual ella gritó pidiendo el auxilio de los vecinos del barrio “Hugo Chávez”, donde habita el acusado.

En la acusación se asegura que al llegar la Policía, el acusado, quien estaba ebrio, amenazó a sus colegas con dispararles alegando que estaban dentro de su casa.

Pero once días después, la trabajadora sexual asegura que la Fiscalía miente en su escrito acusatorio y pide que el hombre al que ella acusó por violación agravada sea puesto en libertad.

“Yo niego lo dicho por ella – la fiscal auxiliar- y pido la libertad para él”, dijo a viva voz la meretriz, agregando que el acusado es inocente y que los gritos que se escucharon la noche del 4 de agosto en la casa del policía, es porque discutían.

Después de escuchar el testimonio de la supuesta víctima, el juez Julio César Arias le cambió el acusado la prisión preventiva por el arresto domiciliar, pero ordenó que enfrente juicio el próximo 20 de diciembre.

La abogada Aracelly España anunció que el lunes se presentará a la Policía para presentar el formal escrito de apelación contra la baja deshonrosa que le aplicaron a su defendido, porque la víctima confesó que mintió.