•  |
  •  |
  • END

Completamente irreconocibles quedaron los cuerpos de dos norteamericanos, quienes tras impactar con su camioneta una motocicleta, chocaron contra el muro perimetral de una vivienda, a las 6:50 de la tarde del jueves, en la Carretera Masaya-Tipitapa.

En el mismo accidente resultaron heridos otros tres extranjeros que también viajaban en el automotor.

Las investigaciones de la Policía revelan que los cinco extranjeros identificados como Michell Oliveri, Keith Keyton, Bryan Gold, Patrick Van Vonno y Ben Braid, todos de edades comprendidas entre los 22 y 26 años, iban de sur a norte a exceso de velocidad en la camioneta Toyota, gris, placas CZ0977.

“En el interior de la camioneta encontramos muchas botellas vacías de diferentes tipos de licores”, afirmó el investigador de Tránsito de la Policía de Masaya, César Méndez.

Fuera de control
El accidente se produjo cuando el conductor de la camioneta (Keyton) no vio la motocicleta y la impactó en la parte posterior.

En la moto viajaban los nicaragüenses Iván Muñoz Rocha, de 19 años, Antonio Muñoz y Manuel Espinoza, quienes iban a Tipitapa y salieron “volando”.

En ese momento el norteamericano perdió el control del vehículo, se salió de la carretera y quiso regresar, pero no pudo y se estrelló contra la pared.

Del golpe Keyton y Van Vonno salieron por el vidrio delantero y sus cuerpos impactaron la pared.

Guaro y velocidad
Keyton quedó debajo de una de las llantas delanteras de la camioneta, en posición fetal y con la bóveda craneal hundida, mientras que Van Vonno cayó a un lado, con el cuerpo retorcido, con todos los huesos rotos. Ambos perecieron instantáneamente.

Los otros tres pasajeros de la camioneta fueron trasladados de emergencia a diferentes hospitales, dos ya están fuera de peligro, mientras Braid está en coma.

Los motociclistas fueron trasladados a un centro asistencial en Masaya, y ya están de alta.

Según Méndez, la falta de luminarias a lo largo de la Carretera Masaya- Tipitapa fue un factor determinante a la hora de la tragedia, así como el exceso de velocidad y el estado de ebriedad.

Los extranjeros fallecidos eran originarios de Florida y se espera que sus familiares vengan a reconocer los cuerpos, mientras la Embajada Americana realiza las gestiones para repatriarlos.