•   CHICHIGALPA, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

De un certero navajazo en la yugular, el joven Félix Antonio Pérez Ramírez, de 21 años, originario del barrio La Parroquia, de esta ciudad, murió a manos de Álvaro Vidal Aráuz Carrasco, de 24 años, habitante del barrio “Rubén Darío”.

El hecho ocurrió de la Casa de Cultura media cuadra al sur, a eso de la 1:30 de la madrugada del domingo último, cuando ambos jóvenes discutieron presuntamente por una adolescente.

El capitán Iván Rodríguez, segundo jefe de la Policía de Chichigalpa, informó que Aráuz Carrasco se le abalanzó a Pérez Ramírez, quien no tuvo tiempo de defenderse, y por las heridas se desangró. Al ser trasladado al centro de salud local, no llevaba signos vitales.

“Capturamos al presunto autor en la vía pública, cuando era acompañado por una joven; y hay un muchacho que acompañaba al difunto. Contamos con ambas declaraciones, con la de un celador de la Casa de Cultura y con el arma blanca como pruebas que remitiremos a la Fiscalía”, indicó el jefe policial.

Añadió que llevaron al homicida a la cancha del Reparto Las Palmeras, donde había escondido la navaja con la que mató a Pérez Ramírez, quien supuestamente actuó cegado por los celos.

Por su parte, Álvaro Vidal Aráuz Carrasco aseguró que fue Félix Antonio Pérez Ramírez, quien iba acompañado por un joven, el que se le tiró encima, por lo cual alega que únicamente se defendió, pero en el momento del enojo le asestó la estocada.

“Yo iba con una muchacha, él se enojó. Había tomado cervezas. No lo conocía. Actué en defensa propia. Estoy arrepentido de lo que pasó”, dijo el detenido, quien deberá enfrentar a la justicia.

Ana Luisa Ramírez Romero expresó que su hijo, Félix Antonio, estaba en una fiesta, después se dirigió a una vela, y a las 2:30 de la madrugada le comunicaron de su deceso.

Manifestó que su hijo trabajaba en el Ingenio San Antonio y no tenía problemas con nadie, por lo tanto clama por justicia.

Jacqueline Mercedes Pérez Ramírez, de 26 años, señaló que identificarán al sujeto que privó de la vida a su hermano, y se sumó al clamor de justicia.