•  |
  •  |
  • END

Como la historia bíblica de Caín y Abel terminó la discusión entre los hermanos Maynor Javier, de 23 años, y Santos Israel Gutiérrez Jiménez, de 26, quien falleció apuñalado, a manos de su hermano menor.

El hecho se produjo la tarde del domingo en una de las calles del barrio “Adolfo Reyes”, lugar donde los dos hermanos ingerían licor con sus amigos.

Edda Lara Jiménez reveló que el crimen se produjo cuando uno de los amigos de su sobrino Santos Gutiérrez le dio un trago de más, y Maynor Gutiérrez se disgustó y comenzó a pelear.

Doña Máxima Isabel Jiménez, quien estaba en una reunión de la Juventud Sandinista, observó a sus hijos, tomó un cable y los azotó, acción que molestó a Maynor Gutiérrez, quien extrajo de entre sus ropas un cuchillo, con el cual apuñaló en el pecho a su hermano Santos, quien cayó gravemente herido.

Vecinos y familiares lo trasladaron de emergencia al hospital, pero pereció en el trayecto, mientras su hermano, quien estaba totalmente ebrio, fue trasladado a las celdas preventivas del Distrito Cinco de Policía.

Uno a la cárcel y otro al cementerio

Edda Lara Jiménez comentó que sus sobrinos nunca bebían juntos, porque sabían que siempre salían peleando.

“Maynor es bien celoso, todo fue muy rápido, él no se acuerda de lo que hizo, creía que era solo un rayoncito el que le había hecho a su hermano”, agregó.

Explicó que su hermana dice que va a sacar de la cárcel a Maynor Gutiérrez, porque no va hacer nada con que esté preso, “porque ya perdió a un hijo y no quiere perder al otro, porque le duelen los dos y esta tragedia ocurrió por el guaro”.

La Policía tipificó el hecho como un parricidio y comentaron que aunque la madre quiera liberar a su hijo, ellos seguirán las investigaciones de oficio.