Ernesto García
  •  |
  •  |
  • END

Supuesto homicida recibe trato preferencial
Edgar Norori Linarte, considerado el “pez gordo” entre los 12 involucrados en un doble asesinato acontecido la madrugada del 17 de junio, en Mateare, recibió un trato preferencial por parte de la jueza Segundo Distrito Penal de Audiencia de la capital, María Concepción Ugarte, quien le decretó el arresto domiciliar. Otras nueve personas acusadas por el mismo crimen donde perdieron la vida Julio César Ortiz y Harold Pascual Marenco, están presas. Norori es hijo de la asesora legal de la Alcaldía de Mateare, la que está bajo el control del FSLN.

La fiscal auxiliar Sugey Fúnez dice que está en desacuerdo con la decisión de la judicial, por considerar que la medida que le dictó no es proporcional al daño causado, “además los testigos señalan a Norori como el autor de los disparos”, apuntó.

Excarcelan a enfermo de Sida
El juez Séptimo Distrito Penal de Juicio de la capital, Octavio Rothschuh, le otorgó el arresto domiciliar a un reo que sufre del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, Sida, y tuberculosis, porque el forense Eddy López Reyes determinó que si el acusado por tráfico de drogas seguía en la cárcel, podría morir. No obstante el señalado deberá enfrentar juicio el próximo 16 de septiembre. Darwin Flores, defensor de Ernesto Busto Soza, quien también está señalado por el mismo delito de trasiego de droga, pidió la excarcelación para su patrocinado alegando que es hipertenso, pero su petición fue rechazada.

Larga pena para desquiciado
A 22 años de cárcel condenó la jueza Segundo Distrito Penal de Juicio, Adela Cardoza Bravo, a Erving Chávez Membreño, quien en octubre del año pasado intentó matar a su madre, Sofía Membreño.

Chávez fue sancionado a 15 años de prisión por parricidio frustrado y a siete años más por violencia doméstica. En el fallo se establece que el condenado permanecerá en el Hospital Psiquiátrico Nacional mientras los médicos que lo atienden no le den de alta.

Un cuarto de siglo tras las rejas
Un cuarto de siglo tendrá que descontar en la cárcel Juan José Vásquez, por su participación en el asesinato del prestamista Guillermo Arteaga Aragón. El reo saldrá de prisión hasta en el año 2035, según lo establecido por la jueza Segundo Distrito Penal de Juicio, Adela Cardoza, quien señaló que uno de los agravantes que encontró contra el acusado, es el hecho de haber cometido el crimen estando bajo libertad condicional. Guillermo Arteaga Aragón fue baleado mortalmente el pasado 29 de marzo, cuando se dirigía a una sucursal de una microfinanciera en Bello Horizonte para depositar un abono.

Fiscalía se queda sin testigos
La Fiscalía probablemente se quedó sin los testigos claves para demostrar la culpabilidad de Miguel Martín Romero Payán, acusado de parricidio en perjuicio de su mamá, Haydeé del Carmen Payán, porque los hermanos del imputado dijeron que ya no quieren seguir con el caso, y quieren que salga libre. “El juicio nos está causando mayor dolor”, expresó Francisco Romero Payán, quien confirmó que su hermano Miguel ha intentado suicidarse dos veces desde que ingresó a la cárcel la noche del pasado 10 de agosto, luego que de una pedrada mató a su progenitora.

Condenan a dúo de violadores
Cinco mil 478 días que equivalen a 15 años tendrán que descontar en la cárcel Porfirio Pavón y Juan José Maltez, quienes fueron declarados culpables por aparentemente haber violado a una menor de edad.

A consecuencia del abuso sexual, la víctima sufrió una lesión psicológica grave, caracterizada por ideas suicidas y sentirse prostituta, según el dictamen forense.

En el escrito acusatorio presentado por la Fiscalía se indica que el primero que abusó de la menor, en el año 2005, fue Juan José Maltez, y dos años más tarde fue sometida por Porfirio Pavón.

El calvario de la niña comenzó a la edad de once años, cuando Maltez la sedaba cada noche con somníferos, luego, en la madrugada, el hechor visitaba su cuarto para mancillarla.

Esta situación se extendió durante casi dos años, hasta que la menor decidió irse de su hogar, porque su mamá, a pesar de saber del vejamen al que era sometida, guardó silencio.

Durante el juicio, la fiscal auxiliar Sandra Fonseca reveló que la mujer le dijo a su hija que no podía correr a su verdugo de la casa “porque tenía una deuda con él”.

En diciembre del año 2007, la niña buscó refugió en la casa de una tía materna, pero a los pocos días Porfirio Pavón comenzó a acosarla con lenguaje morboso y tocamientos en sus partes íntimas, luego la violó y sometió a múltiples aberraciones.