•  |
  •  |
  • END

Liberan a acusados por proxenetismo
Setenta y dos horas tienen Bismarck Méndez, de 55 años, y Aracely Velásquez Fonseca, de 28, para pagar una caución económica de 20 mil córdobas cada uno y así poder recuperar su libertad. Así lo estableció la jueza María Concepción Ugarte, quien admitió la acusación que por proxenetismo presentó la Fiscalía contra Méndez y Velásquez. En la misma audiencia, la judicial ordenó la captura de Marlene Fonseca, quien está prófuga. Si los imputados no pagan la caución o incumplen las otras medidas cautelares que les dictaron, podrían ir a prisión. Méndez, Velásquez y Fonseca supuestamente prostituyeron a dos menores de 16 años en “Viros Bar”, ubicado en los alrededores del antiguo Cine Blanco, pese a que el trabajo que les habían ofrecido, respectivamente, era de doméstica y niñera en la casa de Fonseca. La audiencia inicial quedó programada para el próximo 31 de agosto.

Parricida no se arrepiente
“No tengo nada de qué arrepentirme”, respondió escuetamente Maynor Javier Gutiérrez a los periodistas que le preguntaron si está arrepentido de haber matado a puñaladas en el pulmón izquierdo a su hermano, Santos Gutiérrez. Durante la audiencia preliminar realizada en el Juzgado Tercero Distrito Penal de Audiencia de la capital, el presunto parricida mostró poco interés en la acusación que contra él formuló la fiscal Catalina Hernández. La jueza suplente Ericka García Narváez le impuso la prisión preventiva al acusado, y le programó audiencia inicial para el próximo 2 de septiembre.

Jueza expulsa a un mal hijo
Marvin José Flores Vanegas, de 32 años, no sólo es un vago de profesión, sino que también es un mal agradecido con su madre, Blanca Rosa Vanegas García, de 52 años, porque cuando ella le dice que no tiene dinero para darle de comer y pagar los vicios de alcoholismo y drogadicción que él tiene, la amenaza. “Te voy a violar y luego te voy a matar para meterte en una bolsa plástica y enterrarte en el patio”, son las amenazas que la víctima reveló haber recibido por parte de su vástago. Tras escuchar los cargos, la jueza Segundo Distrito Penal de Audiencia, María Concepción Ugarte, tomó varias medidas para salvaguardar la integridad de la víctima, a cuyo hijo le ordenó que abandone el hogar inmediatamente.

A terapia como parte de su condena
El juez de lo penal en Nueva Guinea, Eduardo Carrillo, condenó a Cleotilde Torres, de 38 años, y a Juan Ramón James Hurtado, de 44. El primero fue conminado a cinco años de arresto en su casa, por haber maltratado física y psicológicamente a su mujer, de 32 años, el pasado 23 de abril de 2010. Torres cumplirá su condena hasta el 13 de agosto del año 2015, pero una vez cumplida su pena, deberá ir a terapia. El otro sentenciado, James Hurtado, deberá completar 15 años de encierro, por violación agravada, en el penal de Quisalá, en Juigalpa, Chontales, de donde saldrá hasta el 13 de agosto de 2025. Según la acusación de la Fiscalía, el 19 de noviembre de 2009, el imputado se presentó a la Colonia Los Ángeles, que está a unos 8 kilómetros de la cabecera municipal de Nueva guinea, despegó varias tablas del cuarto de la víctima de 28 años, quien tiene problemas de audición, y la violó.