•   CARAZO  |
  •  |
  •  |
  • END

La señora de iniciales C.V., madre de una niña de doce años que fue violada en el estadio “Cacique Diriangén”, demandó la pronta celebración del juicio oral y público para el acusado Wilmer Larios Jiménez, de 19 años, quien se desempeñaba como instructor de deportes del Consejo del Poder Ciudadano, CPC, en Diriamba.

La menor relató que fue violada cuatro veces el año pasado, pero no dijo nada hasta diciembre, porque Larios presuntamente la amenazó con matar a sus padres y lanzarles las pandillas si hablaba, luego la familia de él le ofreció matrimonio, pero lo rechazó porque lo que quiere es que pague por lo que le hizo.

La víctima, quien tiene ocho meses de gestación, será sometida a una cesárea el mes próximo, por lo que su madre espera que no hayan más reprogramaciones de juicio, para que haya justicia contra quien, según ella, destruyó los sueños de su hija, porque no siguió estudiando, ni practicando deportes, ni bailes, ni pintura.

“Me siento abandonada porque he llegado a la casa de la mujer del partido de Gobierno, a la Comisaría de la Mujer de la Policía y nadie me extiende la mano. Somos gente humilde que no estamos pidiendo dinero a nadie, pero sí el apoyo de las instituciones y organismos para lograr que la violación de mi hija no quede impune”, finalizó C.V.

Johnny Andino, juez de lo penal en Diriamba, explicó que el juicio se ha retrasado porque las partes (Fiscalía y abogado) han pedido tiempo para prepararse, pero se celebrará el 17 de septiembre, dentro del tiempo estipulado por la ley.

En el Juzgado Penal de Juicio de Diriamba hay 15 causas por violación contra igual cantidad de niñas y niños menores de 14 años.