•  |
  •  |
  • END

Tres astutos delincuentes encapuchados amarraron e intimidaron al vigilante de la cooperativa de transporte Sol de Amor, Walter Antonio Jarquín, quien sólo observó cómo los sujetos huían con los 40 mil córdobas que estaban en la caja fuerte.

El atraco ocurrió en Laureles Sur, a las once de la noche del jueves. “Yo estaba sentado dentro de la caseta, me levanté porqué escuché un ruido y miré a un hombre en la ventana, mientras un segundo que estaba en la puerta me estaba apuntando con una pistola, el otro jamás se acercó, ni me habló”, narró Jarquín.

“(El armado) me dijo a gritos que si me movía, me disparaba, me pidió la llave de la oficina, pero le dije que no la tenía y entonces me bolseó y la encontró, creo que el ladrón es gato casero”, añadió Jarquín.

Jarquín cree que uno de los autores del robo conoce la cooperativa, porque cuando entró a la oficina, no necesitó encender las luces para sacar el dinero. “Había más dinero en otro lugar, herramientas, aceite y otras cosas, pero se fue directamente a la caja fuerte”, recalcó.

El representante de la cooperativa, Marlon González, refirió que la caja fuerte irónicamente no contaba con ningún tipo de seguridad. “Tenía un candado, pero como se fregó, apenas medio cerraba y se le ponía un colchón encima para que nadie la viera, muy pocos sabían dónde estaba”, aclaró.

Los cooperados reconocieron que otro de los vigilantes les había dicho que escuchaba ruidos durante las noches, además sospechan de un ex trabajador que tiene prohibido ingresar a las instalaciones de la cooperativa, pero de todos modos llegaba y se apostaba en el portón para observar el lugar.

Las autoridades del Distrito Seis investigan el caso, en tanto que los 23 socios de la cooperativa están de brazos cruzados, porque el dinero robado era para comprar el combustible de las 32 unidades que tiene la ruta 101.