Moisés Centeno
  •   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

¿Quién o quiénes y por qué asesinaron a tiros en la cabeza y en el cuello a Alfredo Enrique Ráudez Sánchez?, es la incógnita que la Policía Nacional tendrá que despejar.

La víctima iba de su casa a su parcela, en la comarca California, en Rosita, en el Caribe Norte, cuando un grupo de unos ocho sujetos, armados de fusiles AK, escopetas, y revólveres, lo interceptaron, y como si estuvieran en un paredón, abrieron fuego a quemarropa contra él hasta desbaratarle el cráneo a punta de balas.

El hombre fue ejecutado a unas 50 varas de su casa, cerca de donde se encontraban tres policías voluntarios, que se limitaron a viajar a la delegación policial en la ciudad de Rosita, para informar del caso.

Uno de los sujetos armados que participó en el crimen fue identificado como Julio Leiva, según informe de líderes mestizos del sector, que denunciaron que hay tres bandas armadas que son sicarios, roban, extorsionan e intimidan.