•   CHINANDEGA y MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

Una niña chinandegana de cuatro años y un joven segoviano de 23, perdieron la vida a consecuencia de trauma craneoencefálico en distintos accidentes.

La primera víctima fue la niña Cristina Victoria Vallecillo Ortiz, quien fue atropellada por Adrián Cáceres, conductor del microbús placa M 119-678.

El hecho ocurrió el viernes por la noche en el kilómetro 136 de la Carretera Chinandega-Corinto, cuando el chofer del microbús se dirigía a traer personal de una institución bancaria, momento en el que la niña cruzó imprudentemente, según explicó.

“Iba a 60 kilómetros por hora, no pude capear a la niña que salió de repente. Lamento lo que ocurrió, tengo 18 años de manejar y primera vez que me ocurre esto”, dijo Cáceres, quien enfrentará cargo por homicidio imprudente.

13 días de agonía

Por su parte, Blass González relató que la niña cruzó corriendo la carretera a saludar a la señora Modesta Rodríguez, a quien quería mucho, momento en el que el automotor pasaba de norte a sur sobre la vía.

Perla Junieth Ortiz González, madre de la fallecida, dijo que siempre que abordaba el bus para visitar a unos familiares cerca de la Finca El Ensayo, donde ocurrió el accidente, tenía especial cuidado con su hija.

A eso del mediodía de ayer, en la Sala de Cuidados Intermedios del Hospital “Lenín Fonseca”, se rindió ante la muerte el joven motociclista, Léster Vallecillo López, de 24 años, quien estuvo en agonía 13 días.

Vallecillo, quien pereció a consecuencia de trauma craneoencefálico severo, chocó con su moto contra un árbol el pasado 15 de agosto, en Ocotal, Nueva Segovia.

Durante los 13 días de hospitalización, Vallecillo estuvo en estado de coma y conectado a un ventilador artificial.