Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

JINOTEGA
En el departamento de Jinotega sigue corriendo la sangre. La última víctima fue un joven de 18 años que murió después que intentó manosear a una mujer comprometida, mientras que su hermano sufrió heridas y fue trasladado a un centro asistencial.

Misael de Jesús López Rugama, de 18 años, recibió un balazo de pistola calibre 32 en el pecho, el cual le fue propinado por Santos Ismael Rivera Moreno, de 24, quien al momento del hecho era acompañado por su compañera de vida, Saida del Rosario Torres Blandón, de 26.

Según las investigaciones realizadas por la Policía Nacional, Misael se movilizaba en compañía de su hermano, Heriberto Francisco López Rivera, después de salir de la iglesia evangélica “Jesús del Refugio”, pero cuando vieron a la mujer de Santos Ismael, supuestamente el jovencito intentó tocarla, lo que al final le costó la vida.

Se asegura que Santos Ismael, en estado de ebriedad, al ver el atrevimiento del joven que intentaba manosear a su “media naranja”, sin pensarlo dos veces sacó su pistola y disparó en contra de los hermanos. En el acto perdió la vida Misael de Jesús, mientras que Heriberto Francisco recibió un disparo en el pecho, que lo mantiene entre la vida y la muerte en el Hospital “Victoria Motta”, de Jinotega. El homicida se dio a la fuga.

Lo mató un “tocayo”

Por otro lado, en la comarca Mancotal, municipio de Jinotega, pereció el ciudadano José Antonio Gómez Dávila, de 22 años, quien había salido a tomar licor con José Antonio Montenegro Ruiz, de 26, e Ismael Benavides, de 27.

Al calor de los tragos, los “tocayos”, Gómez Dávila y Montenegro Ruiz, comenzaron una fuerte discusión, la que terminó hasta que el segundo sacó un cuchillo y lo hundió en el pecho de su adversario, quitándole la vida de forma instantánea. En este caso el autor también se dio a la fuga.

Y en la comarca Bocaycito, municipio de El Cua, falleció a consecuencia de tres disparos de revólver, el ciudadano Carlos David Troche, de 24 años, quien fue víctima del sujeto Walter Toruño, de 23 años, con quien el afectado tenía diferencias personales.

Según las investigaciones realizadas por la Policía, el occiso había salido a tomar licor con Antonio Montenegro, de 26 años, pero en la cantina se encontraron con los hermanos Jackson Toruño, de 40 años, y Walter, de 22.

Cuando el licor corrió por sus venas, Jackson sacó el revólver y realizó varios disparos al aire, para intimidar a Carlos David, pero el arma le fue arrebatada por su hermano, Walter, quien la detonó contra Troche, y dos proyectiles le impactaron en la espalda y otro en el brazo izquierdo, que le quitaron la vida de forma instantánea. Los hermanos homicidas se dieron a la fuga, por lo que son buscados por la Policía Nacional.