•  |
  •  |
  • END

Atónitos estaban los curiosos que vieron el momento en el que el cuerpo de un niño no identificado fue extraído de una alcantarilla ubicada en el sector del kilómetro seis de la Carretera hacia Masaya.

El cadáver del niño fue rescatado por miembros de la Dirección General de Bomberos.

Una persona que buscaba chatarra descubrió el cuerpo y avisó a los trabajadores de una estación de combustible, los que a su vez llamaron a los agentes de la Quinta Delegación de Policía.

Ellos creían que el niño había sido arrastrado por las corrientes que desató la lluvia de la noche del martes, sin embargo, los investigadores concluyeron que se trata de un atropello y fuga, confirmó la capitana Marlene Portillo, jefa de Información y Análisis de la Delegación Cinco.

Politraumatizado
El forense Juan Carlos Medina dijo que la víctima presentaba politraumatismo, pero cuando estén los resultados de la autopsia se sabrá verdaderamente la causa de muerte.

El subcomisionado Iván Estrada, jefe de tránsito de la delegación antes mencionada, apuntó que en la escena del accidente quedaron los trozos del stop del vehículo que habría atropellado al menor.

Extraoficialmente se conoció que la Policía pedirá el video de seguridad de la estación de combustible que está a pocos metros de donde encontraron el cuerpo, para identificar al vehículo involucrado en el accidente.

Hasta el cierre de esta edición la criatura no había sido aún identificada. Tenía unos ocho u doce años, vestía pantalón negro, andaba sin camisa y con chinelas. La Policía cree que podría ser uno de los niños que llegan a vender figuras de palma en la gasolinera y que habitaba de uno de los barrios aledaños al lugar del accidente.