•   Diario Extra y al día / Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades de Guatuso, en Alajuela, hallaron el martes en la tarde el cuerpo de una niña nicaragüense de 12 años, semienterrado, en un charral de la localidad. Se trata de Katherine Noemí Romero Bravo.

La menor pudo haber sido enterrada viva, según informó ayer Jorge Rojas, Director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Según el resultado de la autopsia, las autoridades judiciales manejan dos versiones. La primera es que la niña fue asesinada a golpes y luego sepultada; mientras que la segunda es que la asfixiaron y, aún con signos vitales, la enterraron.

Rojas agregó que el cuerpo presenta hematomas en cara y cabeza, por lo que se confirma que sí fue agredida.

La menor estaba desa- parecida desde el domingo anterior, cuando salió de su casa para recoger agua y visitar a una amiga que vivía cerca. Emprendió su regreso a casa, a las 6.30 p.m., pero nunca llegó.

La noche caía, los minutos transcurrían y cada vez oscurecía más. La madre esperó escuchar que tocaran la puerta y que al abrir fuera su hija, sin embargo, las horas se volvieron eternas y no había razón de Katherine, por eso decidió recurrir a preguntar si su chiquita todavía estaba en casa de su amiga.

En medio de la preocupación sus parientes decidieron esperar y emprender la búsqueda, ya que creían que la niña se había desviado y estaba donde otra amistad.

Alertan a las autoridades
De acuerdo con el comandante Eduardo Cruz, la mamá llegó el pasado lunes a la delegación de San Rafael de Guatuso.

“Estaba muy angustiada porque desde la tarde del domingo no sabía del paradero de su hija, nosotros emprendimos un operativo y le recomendamos poner la denuncia”, afirmó Cruz.

Los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fuerza Pública emprendieron un operativo por las zonas montañosas de La Paz, en Guatuso.

Encuentran cadáver
En medio de un charral, semienterrado y cubierto de hojas de palma estaba el cuerpo de la menor. Una parte de la mano y un suéter rojo delataron que el cadáver de la niña estaba ahí.

Las autoridades presumen que la víctima fue cruelmente violada.

Nica detenido como sospechoso
Un hombre de apellidos Cordonel Altamirano, de 25 años, fue capturado como el principal sospechoso de ultimar a Katherine.

Los judiciales sospechan de él, porque llegó mojado, embarrialado y en las manos cargaba las botas de hule con que había salido Romero.

El sospechoso afirmó que las había encontrado en el camino. Los policías le preguntaron qué estaba haciendo en el momento de hallar parte de la vestimenta de la menor y dijo que solo quería observar las aguas del estanque de tilapias, el cual está cerca de las viviendas.

Aparentemente el fin de semana anterior el sospechoso viajó con la niña hasta el Hospital de Ciudad Quesada para que le quitaran el yeso de un brazo. Ese mismo día Cordonel durmió junto a la menor.

El detenido es de nacionalidad nicaragüense y creció en Costa Rica. Además, el padrastro de la niña es tío de Cordonel, quien vive en la zona junto a su compañera sentimental y tres hijos.

Las autoridades judiciales se encargaron del levantamiento del cuerpo de Romero para trasladarlo al Complejo de Ciencias Forenses, donde se esperan los resultados de la autopsia para determinar cómo murió y si fue violada.