•  |
  •  |
  • END

Un conductor imprudente que circulaba a exceso de velocidad y compitiendo con otro vehículo le arrancó la vida a un menor de once años, cuando éste en compañía de un amigo se dirigían a una venta cercana al Ministerio del Trabajo.

Christopher Sánchez Hernández, de 11 años, es el menor que expiró la noche del viernes cuando era trasladado en una ambulancia al Hospital “Lenín Fonseca”, confirmaron las autoridades.

De acuerdo con versión de algunas personas que se encontraban en el parque ubicado cerca de donde fue el accidente, todo sucedió en cuestión de segundos y el conductor en lugar de detenerse se dio a la fuga.

El menor Elías Meza, quien observó el momento del accidente, relató que una camioneta y un carro azul, del que sólo observó que tiene placas de Estelí, iban compitiendo con el conductor de otro vehículo de características desconocidas.

“El carro venía tan rápido que le agarró la rueda trasera de la bicicleta a Christopher –Sánchez-, el otro niño había cruzado la calle”, explicó Elías Meza.

Al momento del impacto, el niño y la bicicleta dieron varias vueltas, expresó el testigo principal de la tragedia, agregando que el menor tras ser catapultado rebotó dos veces sobre el vidrio delantero y después cayó al pavimento.

Los investigadores de Tránsito del Distrito Dos de Policía indicaron que Christopher Sánchez murió con la parte derecha del cuerpo desbaratado, porque tenía fracturas en la pelvis, la nariz, el brazo derecho y la pierna derecha, además de una profunda herida en la cabeza.

A pesar de que un motociclista persiguió al conductor homicida no pudo darle alcance, indicaron las autoridades que tratan de dar con el responsable de este homicidio imprudente.

Los vecinos del sitio donde ocurrió la desgracia piden a las autoridades de Tránsito poner reductores de velocidad para evitar otra tragedia.

Durante la semana dos niños perdieron la vida en vías de la capital a manos de choferes indolentes que luego de impactaros de forma mortal se dieron a la fuga.